Imagen3

El Deber, 12 de abril de 2016. Senadores chilenos dicen que aguas del Silala van a mineras

Contradicen la posición que asumió Aguas Antofagasta, firma que comercializa el recurso con empresas en Chile.

Dos senadores chilenos admiten que las aguas del Silala son comercializadas en Calama, Chile, con fines industriales y que los residuos son para el consumo humano. Los congresistas destacaron la importancia del manantial boliviano para el norte chileno. En La Paz, esta es una prueba de la comercialización de las aguas del Silala por manos privadas.

El senador chileno Pedro Araya reconoció que las aguas del Silala desembocan en el río Loa y de ese caudal son comercializadas con fines industriales y mínimamente para consumo humano. “El Silala abastece de agua a la región de Antofagasta, especialmente a las zonas de Calama y parte de Antofagasta, y obviamente cualquier modificación que se realice al caudal o de su cauce puede afectar los flujos de agua para la actividad industrial y el consumo humano”, detalló el legislador, según el portal de la radio Bio Bio.

Venta de las aguas

EL  DEBER constató que las aguas de los manantiales son vendidas en Calama por el grupo colombiano EPM, dueño de Aguas Antofagasta, empresa que comercializa el recurso a mineras y a la población del norte de Chile. El 2 de abril, la firma de Colombia, mediante un comunicado, dijo que realiza un proceso de desalinización de aguas del mar para venderlas a la segunda región chilena.

Sin embargo, Araya desmintió esa versión y dijo que las mineras utilizan las aguas del Silala. Además, su colega, Alejandro Guillier, reforzó la versión de que el recurso boliviano termina en el río Loa y que luego es utilizada por al menos 40 mineras en Calama.

“Lo principal no son las aguas superficiales, sino las aguas subterráneas que se van a las napas subterráneas, que todas llegan a Chile y eso son una gran fuente de abastecimiento en la zona del valle El Loa”, afirmó Guillien.

El alcalde de Calama, Esteban Velásquez, reafirmó que el grupo EPM vende las aguas del Silala a mineras y que los residuos son utilizados para el consumo humano