Imagen7

El Deber, 23 e marzo de 2016. Evo ordena acción legal contra Chile por el Silala

El presidente resaltó la ‘victoria histórica’ en el primer fallo sobre la competencia de La Haya. Abogó por la integración regional con una salida soberana al océano Pacífico.

El presidente Evo Morales reiteró su llamado al diálogo a Chile, con el fin de dar solución al centenario diferendo marítimo y anunció además un análisis jurídico para emprender nuevas acciones legales y así hacer prevalecer el derecho del Estado sobre las aguas del Silala.

“La Demanda Marítima es absolutamente razonable y lo único que pretende es lograr una solución consensuada. El Gobierno de Chile debe entender que esta solución no solo será en beneficios del pueblo boliviano, sino también de los chilenos y de Latinoamérica”, aseveró la autoridad en plaza Abaroa.

Agregó que “he instruido a Diremar que estudie las alternativas jurídicas para asumir la defensa de nuestras aguas del Silala ante las instancias internacionales competentes”, debido a que se constituye un tema pendiente en la agenda bilateral por su “uso y aprovechamiento unilateral e ilícito” por parte del vecino país.

Morales replicó que “Chile se comprometió a negociar la restitución de la cualidad marítima, Bolivia ha confiando en todos estos compromisos, que constituyen los fundamentos de nuestra Demanda Marítima ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya”.

Chile y Bolivia negociaron entre 2009 y 2010 un acuerdo para que las empresas del norte del vecino país pagaran por el uso de las aguas del Silala, en tanto se aclaraba si son manantiales o un río. La dirigencia cívica de Potosí exigió una parte de los beneficios y se truncó la firma.

El país sostiene que el Silala son manantiales, ubicadas en la región fronteriza potosina, fluyen por canales artificiales construidos hace más de 100 años a Chile y el Gobierno chileno afirma que es un río de curso internacional, por lo que sus aguas no son exclusivas de Bolivia.

Morales explicó que los bolivianos recibieron el fallo del pasado 24 de septiembre “con certeza y esperanza, porque entendemos que estos son tiempos de diálogo, que nos permitan resolver nuestros problemas”. Ese día la CIJ se declaró competente y rechazó el recurso de Chile.