Imagen2

El Deber, 25 de junio de 2018. SANTA CRUZ Los vecinos protestan, piden su cierre y la comuna ya gestiona un nuevo basurero

La siguiente semana la Gobernación emitirá un informe final aceptando o no, el pedido de la comuna. El nuevo botadero urbano tendrá una vida útil de 30 años.

Los vecinos de los 24 barrios de los distritos 8 y 14 establecidos alrededor del vertedero de Normandía anunciaron  que este lunes saldrán en marcha desde dicha zona hasta el Concejo y luego hasta el Palacio de Justicia, a fin de pedir al organismo deliberante que no apruebe la ampliación del uso del basurero por un año más, y para que la justicia deje de perseguirlos por protestar por sus derechos y por cuidar el medioambiente.

“Hace dos meses marchamos logrando el compromiso de la presidenta del Concejo, Angélica Sosa, de que se cumpliría la auditoría medioambiental de la Gobernación, de que el vertedero funcionará hasta el 30 de junio; ya estamos cerca de la fecha y la Alcaldía no ha movido un alfiler”, dijo el dirigente Néstor Salva, que agregó que son 34.000 los vecinos afectados por los malos olores y por la contaminación del aire, del agua y del terreno.

Omar Rivera, de la Federación Departamental de Juntas Vecinales (Fedjuve), aseguró que Normandía es una bomba de tiempo para el vecindario del Plan Tres Mil y de Paurito, el cual debió ser cerrado hace mucho tiempo, por ello se acoplará a la lucha.

“La salud pública está en peligro, vemos un municipio que primero se compromete a dar soluciones y ahora da pie atrás, por ello iniciaremos una serie de movilizaciones y no descartamos llegar a presentar querellas contra el alcalde Percy Fernández y los funcionarios de Emacruz por incumplimiento de deberes”, manifestó Rivera.

Solicitud municipal

Emacruz hizo hace un par de meses la solicitud formal a la Gobernación, para que se amplie por un año más el funcionamiento del vertedero urbano, Normandía, situación que en la siguiente semana se resolverá, como lo señaló el viernes la secretaria de Medio Ambiente, Cinthia Asin.

La autoridad departamental dijo que la posibilidad de ampliación estaba prevista en la misma  auditoría ambiental que ponía fecha de caducidad al actual botadero, aunque aclaró que para ello se deben cumplir algunas normas y disposiciones que ya se están analizando.

A decir del gerente de Emacruz, Johnny Bowles, la decisión de prórroga ya fue tomada, principalmente porque Normandía aún tiene capacidad para operar.

El lugar del nuevo vertedero se mantiene en secreto, aunque el tiempo de vida de este espacio es de 30 años a partir de 2019.