Imagen3

El Deber, 4 de julio de 2016. Santiago de Chile, con restricciones por mala calidad del aire

Dispuso horarios para frenar la circulación de ciertos vehículos e industrias. Pidió evitar quemas y deportes al aire libre.

Santiago de Chile vive desde este fin de semana bajo una nueva preemergencia ambiental, la duodécima en lo que va del año, debido a la mala calidad del aire en la ciudad, según las autoridades.

La preemergencia actual supone, según informó la Intendencia (gobernación) metropolitana, la restricción de circular para el 20% de los vehículos con convertidor catalítico (sello verde) cuyas placas finalicen en 6 o 7 y para el 60% de aquellos que carecen de ese dispositivo, cuyas patentes terminan en 5, 6, 7, 8, 9 o 0.

La medida supone el retiro de cerca de 300.000 vehículos de las calles de la ciudad y los municipios aledaños de Puente Alto y San Bernardo entre las 7.30 y 21.00. También incluye la paralización, en ese horario, de 1.215 fuentes fijas de contaminación, en su mayoría industrias, y se prohíbe el uso de leña para calefacción y las quemas agrícolas, además de la recomendación de no hacer deporte al aire libre.

Santiago, de casi siete millones de habitantes, está rodeada de montañas y en el otoño e invierno australes no hay brisas que dispersen las partículas contaminantes. Además existe un fenómeno de inversión térmica, con temperaturas más bajas a ras del suelo que mantiene en la superficie las partículas nocivas.

Actividad volcánica
Además, el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) de Chile declaró Alerta Amarilla en cuatro municipios de la región del Maule (Molina, Curicó, Romeral y Teno) tras verificar un aumento de la actividad del complejo volcánico Planchón-Peteroa. /EFE