Imagen2

El Deber, 9 de julio de 2015. Lluvia, granizo y tormentas eléctricas causan estragos

Una inusual granizada acompañó ayer, por unos minutos, a la copiosa lluvia que cayó hasta la tarde. La precipitación agudizó los problemas en los barrios periféricos. Seguirá el frío.

Un copioso aguacero, acompañado de tormentas eléctricas y de una inusual granizada, hizo recrudecer el frío en la ciudad capital y agudizó los problemas de inundación en los barrios periféricos. Además, los relámpagos causaron ‘bajones’ en la energía eléctrica y afectaron las transmisiones de algunas emisoras de radio.

“El frío llegó con todo”. Con esa frase resumió el mal tiempo Carla Patricia Durán, una de las vecinas del barrio Ramafa, que se vio sorprendida con los granizos, que cayeron en su zona y otros lugares de la ciudad por la mañana y al mediodía.

Y es que, si en los anteriores días hubo ‘sur y chilchi’, ayer la ciudad ‘despertó’ con lluvia y relámpagos, y cerca de las 9:00, fue sorprendida por una granizada.

Según el reporte de Amílkar Jaldín, responsable de Comunicación de la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE), en el centro de la ciudad se registraron bajones en la energía eléctrica, de 10 segundos, que no causaron daños en aparatos electrónicos domiciliarios.

Sin embargo, no ocurrió lo mismo con los equipos de algunas emisoras de radio, como Fides, cuya señal se vio cortada por daños en los sensores del transmisor, aparentemente como consecuencia de las tormentas eléctricas de los últimos días.

Problemas en los barrios

De acuerdo con el reporte de Aasana, desde las 8:00 hasta las 14:00 horas cayeron 36 litros por metro cuadrado de agua, lo que agudizó los problemas en los barrios, que se encuentran inundados desde los anteriores aguaceros.

Elizabeth Sarmiento ayer nuevamente se vio imposibilitada de salir de su vivienda por temor a que a sus niños, de 4, 8 y 10 años, les pueda ocurrir algo, quedándose solos en su vivienda. Esta familia, del barrio Los Vallecitos, vive en medio del agua desde hace cinco días. Los pequeños permanecían ayer en sus camas, en medio de los enseres que también fueron subidos allí para que no se mojen. “Tengo miedo de las víboras o que algún bicho les pique. Ya no sabemos qué hacer”, dijo la mujer a punto de llorar.

El drama no es menor en la casa de Javier Mamani, que tuvo que abandonar el sábado su vivienda porque el agua inundó parte de la planta baja.

Por el peligro, Javier, su esposa y sus cinco hijos se mudaron a la casa de un familiar, pero deben ir a vigilar, aunque sea de lejos, su vivienda por miedo a los malvivientes.

Ayer, brigadas de la Alcaldía cumplieron su tercera jornada consecutiva de desagüe, pero era poco lo que podían hacer, ya que el aguacero no cesaba en horas de la mañana.

El barrio Guayacán es otro que se ha visto afectado con las últimas lluvias.

Asimismo, en horas de la tarde parte de la fachada de una casa antigua, ubicada en el centro, se desplomó debido a la humedad.

El pronóstico

De acuerdo con el reporte de Meteorología de Aasana Viru Viru, para hoy, por la madrugada, se prevén lluvias moderadas. Para el resto de la jornada no se pronostican chubascos.

La mínima para hoy será de 12 grados centígrados y la máxima, de 22 grados centígrados

Para mañana y el viernes no pronostican lluvias y las temperaturas oscilarán entre los 13 y 26 grados, informaron en Aasana Viru Viru