Imagen1

El Diario, 11 de Septiembre de 2017. Cochabamba Sequía y contaminación amenazan tres lagunas

De acuerdo con el edafólogo especializado en estudios de la naturaleza, Antonio Blajos, los tres últimos embalses que quedan en la ciudad de Cochabamba se han visto afectados por el paso del tiempo, debido a la sequedad, la contaminación, la presión urbana y la falta de preservación.

Señaló que en sólo dos meses el nivel del agua bajó de 2 metros a 90 centímetros, cercano al estado de cuando se registró la mortandad de peces. En la actualidad de la antigua “Kochapampa” o “tierra de lagunas” que dio el nombre a lo que hoy es Cochabamba sólo queda el recuerdo.

Sin embargo, con el ingreso de la época de estiaje, el panorama es poco alentador. Según los datos del monitoreo que se realiza en la laguna Alalay, después de las lluvias, el área del espejo sólo alcanzó una superficie de 181 hectáreas, de las 330 que abarca este sector.

Los playones de tierra erosionada empiezan a aparecer poco a poco. Entretanto, a 17 meses de la crisis, no se pudo registrar vida acuática y este espejo está lejos de su recuperación integral.

De acuerdo con el último informe ambiental, el embalse necesita una recarga hídrica estimada de 4,2 millones de metros cúbicos para estar en equilibrio. Actualmente, tiene cerca de dos millones.

Blajos indicó que en sólo dos meses el nivel del agua bajó de 2 metros a 90 centímetros, cercano al estado de cuando se registró la mortandad de peces.

FLAMENCOS ROSADOS

Por su parte, el biólogo José Balderrama señaló que con la llegada de un grupo de flamencos rosados, hace unos días, aumentaron los problemas porque estas especies buscan dónde alojarse en su migración y Alalay, a pesar de su estado, es uno de los pocos lugares que les queda.

Se espera que con la instalación de humedales y filtros en el entorno la situación pueda mejorar cuando comiencen las lluvias desde octubre a febrero de 2018.

El secretario de Desarrollo Sustentable de la Alcaldía, Eduardo Galindo, informó que los esfuerzos del municipio están enfocados en Alalay y se gestiona la adjudicación del plan integral de recuperación.

Precisó que aunque falta la mitad de los 5 millones que requiere el plan de contingencia, ya se iniciaron los trabajos de la instalación de un humedal de 80 por 15 centímetros.

Las acciones del plan de emergencia finalizaron tras su ampliación que se extendió hasta esta gestión aunque con observaciones del Concejo Municipal y el Comité de Recuperación de la Laguna Alalay (Crempla) por la falta de resultados. Sin embargo, Alalay no es el único humedal en proceso de deterioro.

ALBARRANCHO

El estado de la laguna de Quenamari, al sur de la ciudad es aún peor. El lugar entró a un estado desértico y sus tierras son avasalladas. Hasta 2008, el lugar albergaba 44 especies de aves, vegetación nativa y 45 hectáreas cubiertas de agua.

La consultoría que contrató la Alcaldía para el diagnóstico de este embalse demostró la extrema reducción del humedal por la contaminación de sus afluentes y el efecto negativo que ocasionaron las comunidades del entorno al extraer agua de pozos y deforestar este ecosistema.

El agua de las torrenteras Negro Mayu y Azirumarca, que nutrían a esta laguna, están contaminadas con heces fecales y desechos. En suma, las cuatro comunidades han extraído sin límite alguno las reservas.

En menos de 10 años, el embalse de Quemanari o Albarrancho sufrió una drástica reducción. De 45 hectáreas, pasó a tener 4,3 en época de lluvia.

La represa de La Angostura sufre la misma situación de sequía que los otros embalses. El 31 de julio de este año las compuertas que brindan agua a los regantes se cerraron con una altura mínima de 90 centímetros. En noviembre de 2016, alcanzó su peor nivel con 60 centímetros. En tanto que el máximo nivel durante estas dos gestiones fue de 2,45 centímetros.

Además de los bajos índices de recarga se ha identificado, durante 2016, que el estanque tiene importantes fuentes de contaminación del principal río que nutre la represa.

La Unidad de Gestión Ambiental de la Gobernación de Cochabamba señaló que se tiene un Plan de Acciones Inmediatas con el cual se realiza un monitoreo del agua y el seguimiento a las acciones de los municipios. (Agencias)