Imagen2

El Diario, 15 de marzo de 2016. Cochabamba Emergencia ambiental en laguna de Alalay

El alcalde José María Leyes junto a otras autoridades y técnicos inspeccionaron ayer los alrededores del antes denominado “espejo de agua”.

El presidente del Concejo Municipal, Édgar Gainza, confirmó que hoy se declarará emergencia ambiental en la laguna de Alalay donde miles de peces, patos y aves murieron la pasada semana por la contaminación del agua que ocasionó bajos niveles de oxigenación.

“Vamos aprobar una declaratoria de emergencia ambiental en el municipio de Cochabamba para acelerar los procesos administrativos y encarar la recuperación de la laguna Alalay”, afirmó Gainza.

Según la autoridad, esta declaratoria posibilitará que el ejecutivo municipal utilice recursos del Plan Operativo Anual (POA) para la inmediata activación del Comité de Recuperación y Protección de la laguna Alalay (Crempla). Se instruirá la inmediata limpieza y descontaminación del lugar.

Por su parte, el alcalde José María Leyes, junto a otras autoridades y técnicos, inspeccionaron ayer los alrededores del antes denominado “espejo de agua”, donde evidenciaron que continúan muriendo más peces.

Un olor nauseabundo, aguas de color verde y azul en determinados lugares, son muestra clara de la contaminación que persiste.

“¿Quién va pagar el plan de revitalización para la recuperación de la laguna?, la Alcaldía, la Gobernación y el Ministerio tienen que poner los recursos económicos”, manifestó Leyes, dejando entrever que se requiere un presupuesto fuerte.

Desde la mañana del pasado jueves, donde vecinos del lugar alertaron a las autoridades sobre la muerte de los peces de la especie platinchos, el panorama poco o nada ha cambiado en la laguna. El fin de semana aparecieron muertos más animales acuáticos como carpas, patos negros y aves.

El biólogo Alan Lisperguer advirtió que si no se realiza la oxigenación del lugar plagado de macrófitas y se cambian las aguas, esta situación podría derivar en un desastre ambiental con la muerte de todo el ecosistema incluidas las aves migratorias que habitan en los alrededores.

“Estamos ante un desastre ambiental, si no se toman acciones inmediatas, el panorama puede ser peor”, indicó.

Los informes preliminares de los resultados de laboratorio confirman que la muerte de los peces fue ocasionada por la presencia de moléculas tóxicas en el agua que disminuyeron la concentración de hidróxido y oxígeno.

Se desfogaron aguas servidas y residuos químicos provenientes del río Rocha y conexiones clandestinas de alcantarillas.

A esto se sumó que los tanques de oxigenación no funcionan desde el año pasado. Tampoco se realizó la extracción de las macrófitas para mantener los niveles necesarios.

“Hay miles, millones de peces muriendo en la lagua por la contaminación y por la falta de un plan de recuperación”, aseveró la concejal Roció Molina.