imagen2

El Diario, 19 de septiembre de 2016. Superficie y nivel de agua del Titicaca se reducen por sequía

Los totorales ya están secos, de lo poco que se recoge solo es posible usar el 30 por ciento, el resto no sirve ni para alimentar el ganado.

La superficie del Titicaca y el nivel del agua se reducen paulatinamente por la intensa sequía que se registra en el país. En sectores del Cantón Cascachi y del lago menor o Wiñaymarca (Pueblo Eterno), donde se evidenció el descenso alarmante del recurso hídrico, los totorales se secan, los botes están abandonados, la pesca se reduce aún más y el ganado de la región corre el riesgo de ser afectado.

Esta información fue dada a conocer por el periodista y defensor de los derechos medioambientales Edwin Conde Villarreal, quien constató en varios sectores de los municipios de Puerto Pérez y Pucarani la disminución del recurso hídrico. “En el puente lítico y de origen prehispánico Cumaná de la comunidad del mismo nombre, que conecta con las aguas, que desaparecieron, dejan ver el terreno todavía húmedo y resquebrajado que hace poco era el fondo del espejo lacustre”, explicó.

En la isla Pariti del lago menor del Titicaca, el muelle tuvo que recorrerse por varios metros para que encallen los botes, ya que la superficie acuática disminuye considerablemente, al igual que en una de las orillas de la comunidad Kehuaya, donde es posible evidenciar las marcas en el suelo de la reducción del espejo lacustre.

El investigador alertó que, según los estudios realizados por el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo (IRD) de Francia en Bolivia, “los cambios relativamente modestos de las condiciones de precipitación pluvial y evaporación son suficientes para cambiar el estado hidrológico del Sistema TDPS conformado por el lago Titicaca, el río Desaguadero, el lago Poopó –extinguido este año– y el salar de Coipasa”.

“Ahora no solo es la contaminación ambiental originada por las aguas residuales sin tratamiento que provienen de El Alto, Laja y Viacha y que llegan hasta el lago menor, a ello se suma la actual y alarmante sequía que pone en riesgo la fauna y flora de la región lacustre y también a sus habitantes”, manifestó.

Explica que los estudios del IRD revelan también que las lluvias sobre el espejo de agua del lago contribuyen con más del 50 por ciento del aporte, siendo la principal contribución del recurso hídrico, mientras que la evaporación del agua representa el 90 por ciento, siendo el componente más importante para el balance hídrico del Titicaca.

El lago Titicaca, que se divide en el lago mayor o Chucuito y el menor o Wiñaymarca con un espejo de agua de 8.400 km2, tiene una precipitación pluvial anual de 800 mm; sin embargo, los pobladores del sector coinciden en afirmar que la pasada temporada de húmedad o Jallupacha, “no llovió lo suficiente ni la cantidad necesaria por lo que ahora en la temporada seca o Awtipacha, se pueden percibir las consecuencias”.

RIESGOS POR LA SEQUÍA

Por su parte, el dirigente de la comunidad Cumaná, Teodoro Mendoza, advirtió que “si persisten las altas temperaturas, el ganado será el principal afectado, puede ser algo muy riesgoso, ya que no tendrá agua ni forraje para ser alimentado y morirá, afectando la economía de las comunidades”.

Mendoza al referirse al puente Cumaná, explica que en el lugar “es posible medir la disminución del agua, que redujo su nivel en más de un metro, así lo demuestra la altura del puente en relación al lecho lacustre, que ahora está seco y visible”.

“También los totorales ya están secos, de lo poco que se recoge solo es posible usar el 30 por ciento, ya que el resto es inservible porque ha sido afectado por la contaminación ambiental que ennegrece el tallo de la planta acuática y ni siquiera sirve para alimentar el ganado que intentamos criar”, manifestó.

Mientras que el isleño y artesano de totora Mariano Arratia dijo que es la primera vez que se registra calor y sequedad que también está secando al lago sagrado. “La pesca ya se había perdido en varios sectores por la contaminación que llega de las ciudades y ahora tenemos que ver cómo se reduce el lago sagrado”, agrega.

Dice que la totora ya no es útil para la elaboración de artesanías, ya que ahora se debilita y se ennegrece a causa de las aguas negras y contaminadas que llegan a su comunidad. “Tenemos que buscar los totorales que sirvan para nuestro trabajo, pero la planta ya no resiste al calor y se seca completamente”, añade.

Según la cosmovisión andina que tiene Arratia, se ha originado un desequilibrio con la Kotamama o madre del lago, que traerá graves consecuencias a los animales y habitantes de la región. “La pesca puede desaparecer en el Huiñaymarka, ya no tendremos agua para nuestros animales y la vida puede desaparecer”, advierte el isleño.

Por otra parte, Doña Cristina, una mujer de pollera, considera que la sequía del sector lacustre es ocasionada por “la falta de arrepentimiento de las personas malas y perversas, por lo que es necesario que cambien de actitud en la vida”.

Ella espera que las lluvias que tienen previsto registrarse en diciembre en la época del Jallupacha, puedan salvar la vida del lago. “Esperamos que llueva pronto pero recién comienza a fines de año, por eso todos los habitantes de la región estamos muy preocupados y asustados”, asevera.

Una gran extensión del altiplano y sus ecosistemas, además de las poblaciones dependen de la humedad que produce el Titicaca, por lo que la alteración en los niveles de agua que se suceda en el recurso hídrico puede afectar a miles de habitantes de la propia región lacustre y de la altiplanicie.

UBICACIÓN DEL LAGO TITICACA

El lago Titicaca es un cuerpo de agua ubicado en el altiplano andino, en los Andes Centrales a una altitud promedio de 3.812 msnm entre los territorios de Bolivia y Perú. Posee un área de 8.562 km² de los cuales el 56% (4.772 km²) corresponden a Perú y el 44% (3.790 km²) a Bolivia y 1.125 km de costa; su profundidad máxima se estima en 281 m y se calcula su profundidad media en 107 m. Su nivel es irregular y aumenta durante el verano austral.

Está formado por dos cuerpos de agua separados por el estrecho de Tiquina; el más grande situado al norte es denominado lago Mayor o Chucuito tiene una superficie de 6.450 km², estando en esta parte su mayor profundidad (283 m), cerca de la isla Soto. El otro cuerpo más pequeño llamado Menor o Wiñaymarca situado al sur tiene una superficie de 2.112 km², con una profundidad máxima de 45 metros.

El lago Titicaca se encuentra entre las cordilleras andinas en una cuenca de alrededor de 58.000 km². Es el más alto del mundo y ocupa el lugar 19º del mundo por superficie.

La temperatura promedio anual del lago es de 13°C, en tanto que el clima en la región del lago es de naturaleza extrema, con grandes variaciones de temperatura que se acentúan en función a la lejanía del lago y aumento de altura. Las pluviometría aumenta en los meses del verano austral (diciembre a marzo) y cae drásticamente en los meses de invierno (abril a noviembre). En verano son frecuentes las tormentas sobre el lago y la zona circundante, así como las inundaciones en zonas de nivel 0 sobre el lago.