Imagen1

El Diario, 2 de abril de 2018. Zona del Distrito 7 Barrio San Anselmo exige agua potable y desagües

La mayoría de los pobladores hace sus necesidades biológicas la aire libre, por la inexistencia de alcantarillado, en la urbanización.

Desde hace 15 años atrás, más de 450 vecinos de la urbanización San Anselmo del Distrito municipal 7 viven sin el servicio del alcantarillado y agua potable, debido a la falta de la agilización en la instalación y la conexión de las empresas encargadas de estas obras, que a pesar del compromiso, hasta la fecha los habitantes de este lugar alteño continúan utilizando pozos séptico y agua de vertiente.

Producto de esta falta de interés, por parte de la empresa a cargo de este este servicio, una mínima parte con un 2% de este servicio fue instalada, pero que tampoco gozan del mismo, porque no cuentan con la red de agua potable, porque la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas), espera que una mayor cantidad de barrios pueda efectuar sus trámites de conexión.

“No puede ser que nos quieran imponer esta condición, porque los que precisamos este servicio son los que vivimos en el lugar, lo peor es que debemos esperar esta situación, por lo que continuaremos con la carencia de este primordial servicio, que a falta del mismo nuestras necesidades higiénicas continuamos efectuando en las calles o en espacios baldíos como si todavía fuéramos un barrio rural”, indicó el presidente de la urbanización, José Quispe.

RACIONAMIENTO

A raíz de la falta de este servicio, los vecinos de esta zona cuentan con una sola pileta pública y de manera continua y sufren racionamiento, porque solo funciona por horas y lo que es peor los fines de semana como sábado y domingo sus habitantes carecen de agua, por lo que deben prevenir esta situación durante la semana, recibiendo en baldes turriles y hasta tachos, para el aseo, el lavado de ropa y la preparación de alimentos.

Según los vecinos, esta pileta tampoco fue instalada de manera legal, porque la espera y la necesidad de poder contar con este principal servicio ha hecho que se tenga que llegar una instalación primero clandestina, pero con el pasar del tiempo recién se tuvo que efectuar el trámite legal ante Epsas, lo que provocó el pago de una multa de los propios vecinos con una cuota entre todos lograron tener este servicio de manera legal, aunque para el efecto se canceló ante dicha empresa la suma de 1.400 bolivianos.

OBLIGADOS POR NECESIDAD

“Hicimos el aporte entre nosotros, porque la necesidad era apremiante, no teníamos de donde sacar este líquido elemento para muchas de nuestras necesidades que tenemos como habitantes, aunque a la larga nos ha costado este monto que tuvimos que pagar una parte como multa por la instalación clandestina y el resto como parte de la instalación”, explicó Quispe.

Sin embargo los habitantes de San Anselmo, solo esperan que la empresa privada que se comprometió realizar la instalación de la red de alcantarillado pueda hacerlo en el menor tiempo posible y de esta forma poder contar con este servicio que tanta falta les hace, mientras que las autoridades correspondientes que están en la obligación de suministrar el mismo hacen oídos sordos para cumplir lo que por obligación les corresponde realizar, como es la dotación de este servicio.

FALTA DE PLANIMETRÍA PERJUDICA OBRAS ZONALES

Por la falta de la documentación imprescindible como es la planimetría de la zona, la urbanización San Anselmo hasta la fecha no cuenta con apoyo económico como parte del Plan Operativo Anual (POA), que otorga el municipio, problema que ha hecho que este barrio quede postergado en la construcción de mucha infraestructura necesaria para brindarle una mejor vida a sus habitantes.

El apoyo económico imposibilita a los vecinos contar con un módulo policial que pueda albergar a efectivos policiales que resguarden la zona, porque la delincuencia ha invadido la zona, por lo que, inclusive, los antisociales ingresan a las casas en pleno día a robar.

Según los vecinos para el efecto estas personas utilizan un lugar estratégico para vigilar a los pobladores, como un cerro que está ubicado en una de las zonas vecinas, desde donde acechan a sus víctimas.

TEMOR DE HABITANTES

“Es una pena que a falta de ese apoyo económico tengamos que soportar el asedio de la delincuencia, porque los antisociales nos vigilan desde ese cerro que está al fondo de nuestra zona, para ellos los antisociales se apostan en este lugar y ver quienes salen de sus casas para aprovechar la ausencia de sus habitantes y como no tenemos resguardo policial hacen lo que les da la gana y lo que nosotros hacemos es como en muchas ocasiones comunicarnos mediantes nuestros celulares, pero no siempre es efectivo”, afirmó el presidente de la zona José Quispe.

FAVORITISMO

Como si fuera poco la urbanización no tiene obras como el mejoramiento de calles y la falta de alumbrado público, este último deficiente, debido a que el Subalcalde del Distrito 7 solo favorece a sus allegados políticos con obras, pero que para aquellos que no son del color de su partido político varias de las zonas están abandonadas.

“Es una pena que nosotros tengamos que sufrir este tipo de discriminaciones, porque prácticamente no tenemos nada por parte de esta repartición municipal y si en alguna oportunidad nos dieron un equipo pesado fue sin combustible para lo cual fuimos los propios vecinos que hemos hecho una cuota y hacer que esta maquinaria funcione”, expresó el dirigente.

SONDEO DE OPINIÓN

CRISTINA PERCA

Pedimos a las autoridades el mejoramiento de la nuestras calles, porque así como está, nos invade la tierra y el polvo, por lo que todos los días debemos lidiar con este problema del cual ya estamos cansados, además en tiempo de lluvia se presente el barro con mucho peligro de algún accidente para nuestros hijos.

A falta de un apoyo económico tampoco contamos con un centro de salud, módulo policial, parques, plazas y campos deportivos, donde puedan divertirse nuestros hijos, especialmente los fines de semana.

MARÍA QUINO

Pedimos a las autoridades del municipio que puedan, por lo menos, adoquinar nuestras calles, porque en este sentido estamos completamente abandonados y en el tema del alcantarillado de la misma manera no podemos vivir como un vecino normal con los servicios higiénicos, por lo que tenemos que utilizar otros lugares que no son adecuados para este servicio.

De la misma manera la seguridad ciudadana está ausente en nuestra zona, por lo que los delincuentes aprovechan para ingresar a las casas, incluso en pleno día.

JOSÉ QUISPE

Nuestro principal desafío es la implementación del servicio del alcantarillado, porque hace 15 años que parecemos de este servicio y otra de nuestras urgentes necesidades es conseguir que a partir del próximo año ya podamos contar con una planimetría que pueda posibilitar el apoyo económico para nuestra zona.

En el momento muchas de nuestras obras están sin construir porque no tenemos este apoyo del POA, estamos completamente abandonados en este sentido y hasta el momento parece que a las autoridades ediles no les importa este tema.