Imagen1

El Diario, 21 de abril de 2016. Viceministerio de Recursos Hídricos y Riego En Bolivia existen más de 4.000 pozos de aguas subterráneas

El objetivo de la labor no solo es cuantificar el nivel de aguas subterráneas en la frontera con Chile, sino en todas las fronteras de Bolivia

Un estudio preliminar, sobre la base de una recopilación informativa, estableció que en el territorio nacional existen más de cuatro mil pozos de aguas subterráneas, según informó el viceministro de Recursos Hídricos y Riego, Carlos Ortuño.

El dato surgió por el pedido oficial de realizar un estudio para cuantificar la cantidad y el nivel de pozos que contengan el líquido elemento, especialmente en la frontera con Chile.

REUNIÓN

En ese marco, Ortuño anunció que en los próximos días se reunirá con un grupo de expertos nacionales para organizar el trabajo que debe realizarse con estudios técnicos y jurídicos más completos sobre los pozos de agua subterráneas.

El objetivo, no solo es cuantificar el nivel de aguas subterráneas en la frontera con Chile, sino en todas las fronteras de Bolivia; es decir, tomando en cuenta los límites que tiene el país con cinco vecinos.

“En los próximos meses vamos a comenzar con los países vecinos, con los recursos compartidos que serían los más críticos y potenciales de usos no autorizados, como los recursos que tenemos con la frontera con Chile, por ejemplo”, complementó.

TIEMPO PREDETERMINADO

El viceministro Ortuño informó que el tiempo estimado para realizar esta investigación, en especial para medir la cantidad de aguas subterráneas que tiene Bolivia cerca de la frontera con Chile, tendrá la duración aproximada de unos dos años.

“Vamos a determinar un plan de acción que nos permita ver qué es lo más urgente acorto plazo y otro a mediano plazo, que exigiría un quinquenio, (…) ahora lo urgente que tenemos que ver son los recursos hídricos fronterizos con Chile, lo vamos hacer de manera inmediata en los próximos dos años”, reiteró la autoridad.

El Gobierno central tomó como política prioritaria, en defensa de los recursos naturales del país, en este caso hídricos, establecer el nivel de pozos de aguas subterráneas que existen cerca de la frontera con Chile, tras las experiencias que se tienen del uso ilegal de este recurso por parte de empresas mineras chilenas.

DENUNCIA

En marzo, la Cancillería del Estado, a través del Sergeomin (Servicio Geológico Minero), y fotos satelitales, constató que Chile realizó perforaciones de pozos para obtener aguas subterráneas a menos de 300 metros de la línea que marca la frontera con Bolivia, actividad no permitida por normas internacionales.

Según datos oficiales, es casi seguro que mediante esos pozos Chile extrae aguas subterráneas de territorio boliviano para beneficiar a la industria minera del vecino país, según la explicación del vicecanciller Juan Carlos Alurralde.

La autoridad indicó que la Cancillería recibió denuncias de que en la frontera con Chile se estaban haciendo “operaciones, perforaciones muy cerca de la frontera, a unos cuantos kilómetros de distancia”, lo cual llevó a indagar la denuncia.

“Se ha podido detectar por imágenes satelitales de que cerca del hito 60 y 50 se iniciaron grandes obras de perforaciones de pozos”, indicó la autoridad, en su exposición, mientras mostraba las imágenes de las obras civiles cerca de la frontera.

EXPLICACIÓN

Bolivia comparte con Chile parte de la Cuenca Endorreica, región que es rica en recursos mineros, como cobre, ulexita, oro, sulfato de cobre, azufre y otros que son explotados por empresas mineras chilenas.

Una cuenca endorreica es aquella cuyas aguas que muchas veces provienen de las lluvias no llegan al mar, sino que desembocan en sistemas de agua estancada como lagos o lagunas.

La región de la frontera entre ambos países es uno de los sectores más secos del planeta, ahí se encuentra el desierto de Atacama, por lo que el agua es el recurso más valioso.

ESTUDIO

En ese contexto, el Gobierno, a través de Sergeomin, realizó varios estudios, los mismos que revelan que en el área donde Chile realizó las excavaciones existen formaciones acuíferas y lo más probable es que esa formación de agua subterránea continúa al lado de Chile, pasando la frontera, lo que hace suponer que Chile está bombeando aguas subterráneas, que en su origen serían bolivianas.

“Para poder detectar un acuífero subterráneo hay que hacer estudios y por la cercanía de la explotación de los pozos en la frontera boliviana, nosotros estamos casi cien por ciento seguros que están explotando aguas subterráneas bolivianas”, afirmó la autoridad.