Imagen1

El Diario, 22 de octubre de 2015. Cinco de 9 departamentos con racionamiento de agua potable

Cochabamba, Oruro, Beni, Tarija y Chuquisaca enfrentan limitaciones en el servicio por razones distintas, pese a que se encuentra en vigencia el programa gubernamental “Mi Agua”, que busca paliar el desabastecimiento del líquido elemento.

Por razones diferentes, cinco de los nueve departamentos de Bolivia están afrontando racionamiento de agua potable en esta época del año, pese a que existe el compromiso de autoridades de conseguir que hasta fin de año, el 80% de la población tenga regular acceso al servicio.
El caso más severo es el de Cochabamba, en los últimos días el Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa) anunció la inminente aplicación de un plan de restricción debido a la disminución de los niveles de agua en las represas de Escalerani y Wara Wara. A esto se suma el extremo retraso en la conclusión de la represa de Misicuni.
En Oruro, a principios de mes, el Gobernador instó a “ahorrar el agua ; en Chuquisaca, desde julio el suministro es irregular debido a los derrumbes; en Beni, la Cooperativa de Agua Potable informó que 2.600 hogares no están conectados y reciben agua por cisternas; y, en Tarija, debido a la intensa sequía, el Gobierno Municipal aplicó un plan de emergencia para dotar del servicio a miles de familias afectadas con la carencia del líquido elemento.
Sin embargo, el Gobierno estimó que para este 2015 más del 80% de los bolivianos tendrá agua potable a través del Programa “Mi Agua” que, en tres fases, hasta julio de la gestión, ha invertido Bs 2.814.968, 202, según datos oficiales. A menos de tres meses de la conclusión del año, parece que la meta gubernamental no será cumplida.
COCHABAMBA
El gerente de Semapa, Gamal Serhan, explicó que el plan de racionamiento se aplicará por zonas y horarios, de manera que toda la ciudad reciba agua varias veces por semana. El mismo, se dará a conocer oportunamente.
“La población no tiene por qué alarmarse, solamente estamos tomando las previsiones necesarias estos dos meses”, señaló Serhan.
De acuerdo con declaraciones de éste, el agua que actualmente existe en las represas que alimentan a Semapa solamente abastecerían hasta diciembre. Si no empieza a llover desde el próximo mes, la situación se complicaría.
“Una vez que empiece a llover volveremos a los niveles de distribución que siempre hemos tenido”, aseguró.
Datos de Semapa indican que la ciudad de Cochabamba requiere de 1.894 litros de agua por segundo para garantizar la distribución diaria a las principales zonas, tanto del casco viejo como del nuevo, además de la parte norte. Actualmente, sólo se bombean 800 litros de agua.
El jefe de la Red de Distribución de Agua Potable de Semapa, Diego Mejía, dijo que debido a la falta de presión, el agua no llega a varias zonas de la ciudad, principalmente la parte sud recibe el líquido elemento una o dos veces por semana y solamente por horas determinadas.
Asimismo, confirmó que también disminuyó el caudal de agua que recibía Semapa de la Empresa Misicuni. A esto se suma el intenso calor que hace en la ciudad de Cochabamba, donde se registran temperaturas superiores a los 32 grados centígrados. La población acumula agua en baldes, bañadores y turriles, en la medida en que puede hacerlo.
TARIJA
El alcalde de Cercado, Rodrigo Paz, dijo que existe el problema de abastecimiento de agua no sólo en la ciudad, sino igualmente en varias comunidades rurales, debido a problemas en los proyectos para captar agua, que estaban a cargo de la Unidad Ejecutora de Proyectos Especiales (UPRE).
Sin embargo, indicó que hasta fin de año se aguarda que los 2 millones 400 mil litros de agua que se espera tener disponible, con la habilitación de 10 pozos perforados, se espera superar el problema en el estiaje, en la zona urbana.
“Hubo problemas administrativos con la UPRE, de ahí que un año más que tenemos que sufrir la falta de agua, pero esperamos superar esos inconvenientes el 2016; el problema data de al menos 30 años”, indicó.
Paz puntualizó, por otra parte, que las comunidades rurales más afectadas por la falta de agua son los cantones de Junacas, Santa Ana, Sella Cercado y San Agustín.
“Para el área rural tenemos proyectos de micro riego y atajos para cubrir la demanda, los vamos a ejecutar con el apoyo del Gobierno nacional, en el marco del programa Mi Agua; sin embargo, es necesario elaborar nuevos proyectos para evitar en el futuro los efectos del estiaje”, agregó el alcalde.
Mientras, el presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fedjuve), Edwin Rosas, puntualizó que al menos 20 barrios sólo reciben agua por un par de horas al día y se gestiona ante el municipio que las cisternas también provean el líquido elemento a otros vecindarios más.
Refirió luego que barrios del distrito 7 y 8, ubicados en la zona norte de la ciudad, son los más afectados por el racionamiento de agua. “Reconocemos que hubo inconvenientes con los pozos, pero están funcionando al menos tres, con los que se ha superado el problema en la zona sur, distrito 11, pero aún hay que trabajar”, dijo el dirigente.
BENI
La agencia gubernamental Abi informó en Trinidad que se ejecuta un trabajo interinstitucional para evitar la contaminación del arroyo San Juan, en aplicación de la propuesta del presidente de la Cooperativa de Agua Potable la capital, Pedro Villalobos.
Explicó, de otra parte, que no se puede recuperar el arroyo sin antes reactivar las interconexiones al alcantarillado sanitario de Trinidad, pues este servicio falta realizar en 2.600 inmuebles ( 48% del total) para que puedan ser conectados con el resto.
Aseguró que los riesgos ambientales están directamente asociados a factores de contaminación con aguas servidas del arroyo San Juan, así como a la ausencia de un sistema de drenaje pluvial, lo que afecta especialmente en la época de lluvias.
La Ley Departamental 028/2012 señala que queda estrictamente prohibido todo tipo de descarga líquida y de desechos sólidos a lo largo de todo el curso de ese afluente. Empero, no puede obligarse a los vecinos a que se conecten al sistema de alcantarillado, en todo caso es el municipio y Salud Ambiental los que deberían actuar, puesto que son los inmuebles que no se han conectado los que están produciendo un grave daño ambiental.
ORURO Y
CHUQUISACA
En Oruro, a principios de mes el gobernador Víctor Hugo Vásquez instó a la población al uso racional y sostenible del agua, a tiempo de anunciar la III Feria Departamental del Agua, a realizarse el próximo 7 de octubre.
“Convocar a la población sobre el uso racional del agua de nuestras fuentes, ríos, lagos, aguas subterráneas incluso el agua de lluvia”, es lo que hicimos, expuso el gobernador.
Varios reportes dan cuenta que, en determinadas horas de la noche, algunos barrios experimentan cortes intempestivos del servicio de agua, durante varias horas. Hasta el momento no se sabe si esta situación se debe a racionamiento intencional o a defectos en las conexiones.
En Chuquisaca, desde el pasado julio, el servicio de agua potable no se presta al cien por ciento, debido a derrumbes que afectaron a los sistemas de dotación del agua.
Ya en mayo se declaró alerta amarilla por la escasez de agua que afecta a gran parte de la capital. Vecinos expresaron que los carros cisternas no cumplen satisfactoriamente con la dotación del servicio.
MI AGUA
El Gobierno Nacional anuncio que con la aplicación del Programa Mi Agua (tres fases), desde el año 2012, quedaría cubierta la provisión de agua en todas las ciudades capitales del país. Ha sobrepasado la meta y no se completa lo previsto, no obstante que el acceso al agua potable es considerado un derecho universal por la ONU, en particular con la aplicación plena de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).
Informes oficiales aseguraron que a partir de la gestión 2011, el Programa ha invertido en el país un total de Bs 2.814 millones, en 335 municipios, de los 9 departamentos de Bolivia, con proyectos de agua potable y riego, por lo que podría suponerse que únicamente falta completarlo en cuatro municipios, pues Bolivia cuenta con 339 municipios. En la realidad, sin embargo, la situación está lejos de responder a esas aseveraciones.