Imagen1

El Diario, 24 de mayo de 2017. En sector del Illimani Tres comunidades afectadas por contaminación de un río

El río está siendo contaminado por las operaciones mineras de la cooperativa Cerro Negro, la cual no cuenta con la licencia ambiental.

Al menos tres comunidades del municipio de Palca se verían afectadas por la contaminación del río Achojpaya, a consecuencia de la actividad minera en la parte sur del majestuoso nevado del Illimani. Desde el 2007 se presenta irregularidades en la calidad del agua de este curso; sin embargo, a pesar de las denuncias realizadas a diferentes instancias no se cumple acción alguna al respecto.

“El agua proveniente del río Achojpaya llega a las comunidades del Achojpaya, Choro y Hussi, de un color rojizo, negro, azul, verde y amarillento, y no es apta para el consumo de nosotros y nuestros animales”, explicó el secretario de Medio Ambiente de la comunidad de Carapata, Humberto Castillo.

DESDE 2007

Desde 2007, el río de Achojpaya, proveniente de la parte sur del nevado Illimani, habría estado sufriendo contaminación, por parte de la cooperativa minera Cerro Negro, la cual explota wolfram y estaño, no cumpliendo con la respectiva licencia ambiental exigida por las diversas instancias competentes.

La desesperación de algunos pobladores, al saber que el agua del río está siendo contaminada y que pueden sufrir severos daños en su salud si la utilizan, llevó al alcalde de Palaca, René Aruquipa, a realizar un estudio de la calidad del líquido elemento, cuyos resultados hasta la fecha no fueron entregados a las autoridades de la comunidad.

El Alcalde de Palca reconoció que este río está siendo contaminado por la cooperativa Cerro Negro, la cual no cuenta con licencia ambiental ni contrato con la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), donde se establece, en la décima cláusula, el cumplimiento de las normas de protección del medioambiente.

El pedido de realizar un plan de saneamiento, cristalización y tratamiento de las aguas del río Achojpata a la cooperativa Cerro Negro no fue tomado en cuenta por dicha cooperativa, hasta el momento sigue contaminando las aguas de este importante recurso natural.

DESINTERÉS OFICIAL

Al respecto, el secretario de Medio Ambiente de la comunidad de Carapata, informó a EL DIARIO que acudió a distintas instancias gubernamentales para informar sobre lo que acontece en estas tres comunidades, pero no tomó acciones al respecto.

“Desde hace más de dos años estoy acudiendo a distintas instancias pero nadie me da respuestas, me piden el informe ambiental, pero no lo tengo y la persona que lo maneja trabaja en una cooperativa, por ese hecho él no quiere entregar el informe de la calidad de agua”, explicó.

Castillo aseguró que desde el momento que las cooperativas mineras ingresaron a trabajar se incumplen normas ambientales y existe maltrato a los mineros, lo que antes no se daba, cuando entraban a trabajar empresas.

SIN LICENCIA AMBIENTAL

Al respecto, el ejecutivo de la Subcentral de trabadores mineros de Bolivia, Orlando Gutiérrez, indicó que las cooperativas mineras en su mayoría no cuentan con licencia ambiental. “Sabemos que el sector cooperativista no cuenta con dique de colas y ficha ambiental, por lo que lamentablemente la contaminación es inevitable en las regiones donde trabajan”, aseguró.

Manifestó que el empresariado privado “Cooperativas” vulnera las diferentes leyes establecidas por el Gobierno, respecto a utilidades, impuestos, ficha ambiental y otros. Aparte, impera el patronaje y el exceso de trabajo para los mineros. Asimismo, indicó que sus organizaciones deberían adecuarse a la minería asalariada, que cumple con todos los requisito para la explotación de mineral.