deshielo

El Diario, 25 de Agosto de 2014. Se avecina escasez de agua por deshielo de glaciares

Estudian manejo de recursos hídricos. En enero de 2010, los gobiernos de Bolivia y Japón firmaron un acuerdo para implementar un proyecto de estudio sobre el impacto del cambio climático en los nevados andinos y diseñar una estrategia de manejo de los recursos hídricos.

En los próximos 30 años la provisión de agua potable disminuirá en un 40%, como consecuencia del derretimiento de los glaciares en las zonas de Tuni Condoriri y Huayna Potosí oeste, según un estudio del proyecto Glacier Retreat Impact Assessment and Nacional Policy Development (Grande), por sus siglas en inglés, que viene realizando esta investigación desde el 2010.

El proyecto Grande instaló equipos en los nevados de La Paz, con el objetivo de medir la cantidad de precipitaciones, temperatura ambiental, calidad, cantidad del agua, caudales, evaluación y medición de los ríos, componentes de sedimentación, entre otros. Los resultados, que fueron presentados el pasado miércoles, generarán proyectos para asegurar el suministro de agua potable a las ciudades de La Paz y El Alto.

Bajo esta premisa, en enero de 2010 los gobiernos de Bolivia y Japón firmaron un acuerdo para implementar un proyecto destinado a estudiar el impacto del cambio climático en los nevados andinos y diseñar una estrategia de manejo de los recursos hídricos en cinco años. El presupuesto destinado para este estudio fue de $us 3.8 millones.

“La iniciativa busca desarrollar modelos de cuencas de acuerdo al comportamiento del derretimiento del glacial y evaluar su influencia en las reservas de agua potable en la ciudad de La Paz y El Alto”, afirmó la coordinadora del proyecto Grande, Yuko Okamura.

LOS RESULTADOS

Los resultados fueron presentados por los investigadores japoneses del proyecto Grande a las instituciones involucradas: la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento, entre otros.

Makoto Okumura, de la Universidad Tohoku del Japón, fue el encargado de exponer los resultados. En su exposición señaló que los glaciares de Bolivia se están derritiendo como consecuencia del calentamiento global.

Señaló que el área metropolitana de La Paz superó los dos millones de habitantes y los glaciares corresponden una fuente importante para la provisión de agua potable. Sin embargo, dentro de las proyecciones, la población crecerá por lo que habrá más demanda del líquido, pero como los glaciares se van derritiendo la disponibilidad será menor. Es así que dentro de 30 años la superficie de los glaciares disminuirá al igual que el agua de esos glaciares.

FILTRACIÓN DEL AGUA EN EL ALTO

El estudio de Grande identificó dos problemas para la provisión de agua en la ciudad de El Alto, el primero se debe a la antigüedad de las cañerías que provocan la filtración del agua.
Otro inconveniente es la presión con la que sale el agua que ocasiona pérdida de líquido.

“Cuando se baja la presión disminuye el agua, pero si se arregla la presión sólo en algunas zonas se correrá el riesgo de perder agua”, afirmó Okumura.

LOS GLACIARES

Debido al calentamiento global, Okumura considera que dentro de 30 años la superficie de los glaciares disminuirá en superficie entre un 25 a 45%.

El investigador del Instituto de Hidráulica e Hidrología de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Edson Ramírez, señaló que desde los años 80 hasta la actualidad se ha perdido el 40% de la superficie de los glaciares que hay en Bolivia aunque no precisó la extensión que actualmente tienen los glaciares.

Bolivia tiene cuatro glaciares, estos son: Apolobamba, Real, Tres Cruces y Occidental.
“En el caso del glaciar de Tuni, va haber una gran cantidad de superficie perdida en los siguientes años, es por eso que la cantidad que va venir alimentada de este glaciar registraría valores mínimos”, aseguró Okumura.

EL AGUA DISPONIBLE

El agua que se podría contar dentro de los siguientes 30 años disminuirá en un 11% y hasta podría aumentar en un 15%, ya que el aporte de agua no sólo es generado por los glaciares, sino también por las temporadas de lluvia, indicó el expositor.
En el peor de los casos, señaló Okumura, es que haya menos glaciares y menos lluvias.
POLÍTICAS
Frente a esta situación, el Gobierno viene ejecutando diferentes políticas para solucionar un posible desabastecimiento de agua en las ciudades de La Paz y El Alto tomando en cuenta el crecimiento de la población. Una de esas medidas es la investigación de Grande para conocer la situación de la disponibilidad de líquido.