Imagen1

El Diario, 26 de octubre de 2015. Población crece, la carencia sigue Insuficiencia de agua sufre Cochabamba desde décadas

La falta de presión obliga a que la empresa tenga que redistribuir el líquido elemento por zonas, días y horas • Barrios del centro tienen el servicio todos los días, otros lugares como la zona sud y el casco viejo solamente dos o tres veces por semana.

Cochabamba, (EL DIARIO).- La falta de agua en Cochabamba es un problema que no se resuelve hace varias décadas. El Jefe de la Red de Distribución del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa), Diego Mejía, aseguró que el crecimiento de la población no es proporcional a la cantidad de agua que existe en el departamento.

“Durante los últimos años la población ha crecido y no se cuenta con la cantidad de agua suficiente para abastecer a toda la región”, aseguró.

Semapa cuenta con dos represas: Escalerani y Wara Wara que se llenan con agua de las lluvias durante su temporada. En el transcurso del año, los niveles van disminuyendo obligando a que la empresa racione el líquido elemento los últimos meses para garantizar el suministro a más de 100.000 usuarios.

“Requerimos de un promedio de 1.894 litros de agua por segundo, actualmente solamente llegamos a 800 litros segundo”, precisó.

La falta de presión obliga a que la empresa tenga que redistribuir el líquido elemento por zonas, días y horas. Mientras en barrios del centro de la ciudad se dota de agua todos los días, en otros lugares como la zona sud y el casco viejo el líquido elemento solamente llega dos o tres veces por semana.

“Estamos tratando de llegar a toda la población con el agua que tenemos por zonas y días”, indicó Mejía.

La situación obliga a la ciudadanía, que en una mayoría no cuenta con depósitos ni tanques, acumular el agua en bañadores, baldes, y turriles. En casos extremos, recurren a carros cisternas que venden 200 litros entre seis y diez bolivianos.

“Para todo se necesita agua, para cocinar, el aseo personal, la limpieza de la casa, la solución no pasa porque racionen”, manifestó Miryam Balderrama, ama de casa.

Al respecto, el gerente de Semapa, Gamal Serhan, admitió que existe un desabastecimiento de agua y que será necesario aplicar un plan estratégico de racionamiento para garantizar el suministro hasta fin de año. Los niveles de las represas de Semapa disminuyeron considerablemente los últimos meses.

“La población no tiene por qué alarmarse, solamente estamos tomando las previsiones necesarias estos dos meses”, señaló.

Por su parte, el alcalde José María Leyes dijo que mientras se espera el agua de Misicuni, se impulsará la perforación de pozos de agua en el intento de cubrir la demanda que requiere la población. Se buscará financiamiento para realizar el proyecto.

“El problema del agua, es de hace varias décadas, no podemos resolver en una gestión lo que no hicieron en años”, señaló.

MISICUNI SE HACE ESPERAR

El presidente de la Empresa Misicuni (EM), Jorge Alvarado, aseguró que la solución al desabastecimiento de agua en Cochabamba es la conclusión del Proyecto Misicuni (PM) que hace más de 50 años no logra terminarse. Se estima que la obra sea concluida recién el 2016.

“Una vez que concluyamos la represa de 120 metros vamos a poder acumular agua de lluvia y mediante los canales de trasvase de los ríos Misicuni y Vizcachas”, explicó.

El PM dotará de 2.100 litros de agua por segundo para Cochabamba. 50% será agua potable destinada al consumo humano y el otro 50% para riego. Beneficiará a los siete municipios de la Región Metropolitana de Kanata (Sacaba, Cercado, Tiquipaya, Colcapirhua, Quillacollo, Vinto y Sipe Sipe).

“La obra debe ser concluida en enero de 2016, de manera que ya el próximo año entreguemos agua a Semapa”, insistió Alvarado.

Aclaró que actualmente Semapa recibe ya agua de Misicuni pero en mínima cantidad. Una de las principales preocupaciones de la EM es que los municipios que serán beneficiados con el líquido elemento hasta ahora no renovaron ni ampliaron sus redes de distribución (canales, tuberías).

“Los municipios tienen que renovar sus redes para recibir el agua de Misicuni, de lo contrario podrán colapsar por la presión”, acotó.

Insistió en que con la conclusión del PM la ciudad de Cochabamba contará las 24 horas del día con agua potable.

Sobre este particular, el representante de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve), Mario Unzueta, dijo que el PM solamente fue utilizado por las autoridades de turno como bandera política siendo una promesa inconclusa de hace varias décadas.

“Todos los años dicen que vamos a tener agua de Misicuni, cuando será no sabemos”, manifestó.

SEQUÍA

El desabastecimiento de agua no solamente afecta a la ciudad de Cochabamba, en los municipios del Cono Sur Omereque y Pasorapa, las sequías extremas son recurrentes a fin de año. Miles de cabezas de ganado y producción frutícola están en riesgo ante la mirada indiferente de las autoridades.

“De los cinco pozos que teníamos dos se han secado, los animales no tienen agua para tomar”, manifestó José Claros comunario del lugar.

Para las autoridades municipales, la solución al problema pasa por la construcción de represas que permitan acumular el agua de las lluvias. Tampoco se cuentan con los recursos económicos. A esto se suma las variaciones en el comportamiento del clima y las elevadas temperaturas que superan los 32 grados centígrados.