Imagen1

El Diario, 28 de octubre de 2019. Estudio de UMSA Paceños consumen agua de baja calidad por presencia de metales

El líquido que se consume en La Paz está certificado, sin embargo, presenta elementos nocivos, que provocan acidez.

El agua potable que consumen los ciudadanos paceños, pese a estar certificada, tendría alto nivel de dureza, por la presencia de metales, según un informe de la Dirección del Instituto de Ingeniería Sanitaria y Ambiental de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

El director del instituto de investigación, Edwin Astorga, señaló que si bien, de acuerdo con el Reglamento Nacional para el Control de la Calidad del Agua para el Consumo Humano, el líquido elemento que se consume en la ciudad de La Paz está certificado, sin embargo, presenta elementos, como la acidez (ph) y los sulfatos.

DUREZA MUY ALTA

El agua en La Paz tiene una dureza muy alta, la de menor calidad se presentan en las zonas de Sopocachi, Central y la mejor calidad de agua está en la ladera Este: Miraflores, Villa Fátima, la zona Sur.

Respecto a la red de abastecimiento, se detectó que en el centro de la ciudad, hay presencia de hierro que va manchando de color rojizo los artefactos sanitarios y de negro en el caso del manganeso.

Esto se debe a que la presa de Mullini presenta altos niveles de los dos metales mencionados, ya que años atrás el sector fue un área minera. Es así que en la planta de tratamiento de Achachicala se realiza una labor sostenida para reducir los niveles de los elementos mencionados y de contaminantes.

Astorga informó que existen denuncias que afirman que en la parte alta de Mullini hay concesiones mineras que contaminarían al agua. Es así que los profesionales del instituto están a la expectativa para evitar que se realice alguna actividad minera en el sector, ya que según la norma, las cuencas de agua para consumo humano no deben presentar actividades industriales y menos de minería.

Las presencia de metales en el agua que consumen los paceños también se debe a que las tuberías del sistema de abastecimiento de la ciudad tienen alrededor de 70 años de uso y en todo ese tiempo no fueron reemplazadas, indicó Astorga.

AGUA CERTIFICADA

De acuerdo con una información de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas), el agua potable que se consume en la ciudad de La Paz está certificada, por lo que los ejecutivos de la entidad garantizan plenamente la calidad del líquido elemento distribuida en la urbe paceña. Aproximadamente dos millones de habitantes.

Afirman que la calidad está garantizada por las 241 muestras que se toman cada mes en las zonas de La Paz, Viacha, Achocalla y Mecapaca, las cuales en un 100 % dieron conformidad con la ‘‘norma boliviana 512”, que determina la potabilidad del agua.

En el caso de La Paz, cada persona al día consume entre 100 y 150 litros, mientras que en El Alto, por ser una ciudad dormitorio, el consumo es de entre 50 a 60 litros.

PROYECCIONES

El abastecimiento de las represas depende de los deshielos de los nevados. Es así que casi el 80 % del agua, que reciben La Paz y El Alto provienen de estas fuentes, por tal motivo, Astorga informó que el Instituto de Hidráulica e Hidrología, según estudios demostró que debido a la altura de los nevados encima de 5 mil metros, van a mantener su capa de hielo, sin embargo, una segunda tendencia indicaría que hasta el 2030, las cumbres nevadas perderían la nieve.

TRATAMIENTO

El ingeniero ambiental Miguel Bracamonte informó que el tratamiento del elemento, para obtener agua potable depende de la calidad inicial de agua, si es de manantial, vertiente, deshielo o aguas subterráneas.

Generalmente, los tratamientos se clasifican en 3 tipos, primario secundario y terciario. Son un conjunto de operaciones que tiene la finalidad de ir eliminando ciertos compuestos presentes en el agua mediante procesos físicos químicos y biológicos.

En el caso de agua contaminada con metales pesados el tratamiento debe llegar hasta el tratamiento terciario que consiste en desinfección y esterilización del agua y la remoción de elementos específicos como cloruros nitrógeno y fosforo, entre otros.