Imagen1

El Diario, 5 de marzo de 2016. Pedido de concesión de aguas del Silala habla de vertientes

El documento de solicitud a la Prefectura de Potosí de la Compañía The Antofagasta (Chili) & Bolivia Railway Company Ltd (FCAB) para que sus locomotoras puedan utilizar las vertientes del “Siloli”, que se encuentra en el cantón Quetena, es la prueba más fehaciente de que reconocía el derecho propietario de que esas aguas pertenecían a Bolivia. Además, no se refiere al supuesto “río Silala”, como argumenta Chile, para desconocer la pertenencia territorial y jurisdiccional del país.

En el libro El mito del Silala, de Antonio Bazoberry, muestra la transcripción original de dicho documento que data de 1908. Asimismo, constata que la concesión la firmó el “prefecto accidental” René Calvo Arana, a quien se dirigió la solicitud de concesión.

A continuación partes del documento:

“Dirección General de Ferrocarriles Concesión boliviana VERTIENTES Siloli.

Corresponde testimonio número cuarenta y ocho.- escritura de concesión de unas VERTIENTES denominadas ‘Siloli’ existentes en la comprensión del Vice Cantón Quetena de la Provincia Sud Lípez, don René Calvo Arana en su calidad de superintendente de Hacienda de este departamento a favor de la Compañía The Antofagasta (Chili) & Bolivia Railway Company Ltd…”.

Más adelante, también se dice:

“Que en la provincia Sud Lípez próxima a la frontera existen unas vertientes que forman el río ‘Siloli’ que corren en territorio chileno. Dichas vertientes no muy abundantes brotan en un terreno completamente erial y de dominio pues ni en las inmediaciones a muchas leguas a la redonda no existe propiedad alguna particular ni menos campos de cultivo. La empresa que me ha otorgado su poder, necesita de esas aguas que son relativamente adecuadas para la alimentación de sus máquinas que hoy como se sabe, usan aguas impropias que destruyen sus calderos en poco tiempo (…) Haciendo obras de captación y canalización podría utilizarse las dichas VERTIENTES”, dice parte del documento.

NO EXISTE “RÍO SILALA”

Según el libro de Bazoberry, estudios técnicos que se realizaron indican que no existe un “río Silala” tal como vienen afirmando los chilenos. Para tal efecto, el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) procedió a efectuar mediciones del caudal de las aguas de las vertientes.

El Senamhi ha tomado como base datos climatológicos (precipitación pluvial, evaporación, temperatura), así como el área del relieve topográfico, la clase de suelos y la cubierta vegetal. El resultado del caudal de litros por segundos por kilómetros cuadrados fue cero. Es una comprobación tácita de que en la región del Quetena nunca pudo existir el río que el Gobierno de Chile argumenta como rio internacional de curso sucesivo”.