Imagen1

El Diario, 7 de junio de 2017. Presidente en el Consejo de Seguridad El agua no puede ser causa de conflictos

Más de 800 millones de personas carecen de acceso al agua potable y 2.500 millones no tienen saneamiento básico.

El presidente Evo Morales dirigió ayer la sesión del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), porque a Bolivia le corresponde este mes dirigir este organismo. La ocasión aprovechó para plantear una serie de reflexiones sobre la conservación de los recursos hídricos en el mundo y pidió redoblar esfuerzos para enfrentar las crisis que se genera en el mundo por su escasez.

“El agua no puede ser la causa de conflictos internacionales, donde fluye el agua debe fluir la paz”, dijo Morales, al inaugurar la sesión mensual del Consejo de Seguridad en Nueva York, Estados Unidos.

Dijo que el agua, como recurso natural finito, debe preservarse adecuadamente en todas sus fuentes y hacer frente a la contaminación ambiental o polución, que son desastres del cambio climático y el efecto de la sobreexplotación de las riquezas naturales para fines no siempre vitales.

Morales estableció que el agua debe generar oportunidades de colaboración, integración y confraternidad entre los pueblos y no de conflictos sobre su naturaleza, propiedad o uso.

“El agua compromete la seguridad, el orden y la paz de los pueblos y no puede ser la causa de conflictos domésticos o internacionales”, sostuvo.

A su juicio, “los Estados deben considerar la aceleración de acuerdos de gobernanza que pongan énfasis en la sostenibilidad y sustentabilidad de los recursos hídricos transfronterizos previendo la constitución de mecanismos institucionales que velen por el uso y aprovechamiento razonable de dichos recursos”.

El mandatario también sostuvo que la crisis hídrica es una de las más grandes amenazas que enfrenta la vida en la tierra, “el agua tiene importante impacto en el tema de la paz y la seguridad del planeta”.

Asimismo, indicó que los estados se hallan vinculados estrechamente por el agua y al ser los acuíferos vulnerables a contaminación, la sociedad debe tomar conciencia de ello.

“La crisis del agua es una de las amenazas más grandes que afectan la vida de los seres humanos; el agua es indispensable para la vida, para todas las personas y todos los seres vivos, como parte del equilibrio de la Madre Tierra. En mi país los recursos naturales son de carácter estratégico y son de propiedad del pueblo”, sostuvo Morales, a tiempo de plantear un decálogo mundial para el aprovechamiento y la protección del agua dulce.

CONTAMINACIÓN EN BOLIVIA

En contraste al discurso del mandatario boliviano, en 2016 EL DIARIO evidenció que la represa de Incachaca (donde el nivel de las aguas bajó considerablemente en esa gestión) tres cooperativas mineras: Los Pioneros, El Progreso y Somet, operaban a menos de un kilómetro de la reserva acuífera.

También en las faldas del Illimani, el nevado emblemático de La Paz, en noviembre del 2016, este medio estableció que las cooperativas mineras 14 de Septiembre, Pinaya Illimani Ltda. y Águila Chica extraían minerales de socavones improvisados y rústicos en las faldas del nevado.

Otro aspecto que mantuvo intranquila a gran parte de la población paceña fue la crisis de agua potable, que se produjo en los últimos meses del año pasado. Los motivos: represas casi secas porque la entidad encargada de la provisión de agua, Epsas, no previó la situación.

CONSEJO DE SEGURIDAD

Bolivia conforma el Consejo de Seguridad de la ONU como miembro no permanente por tercera vez en su historia. La primera fue entre 1964 -1965; la segunda oportunidad se dio entre 1978- 1979. Sin embargo, esta es la primera vez que dirigirá un Comité interno.

Según el artículo 18 del Reglamento Provisional del Consejo de Seguridad, a Bolivia le toca dirigir el bloque durante un mes.

“La Presidencia del Consejo de Seguridad recae, por turno, en los Estados miembros del Consejo de Seguridad, siguiendo sus nombres en el orden alfabético del inglés. Cada presidente permanecerá en funciones por espacio de un mes civil”, dice el artículo 18.

INFORME DE LA FAO

El presidente Morales, en su discurso de ayer, dio lectura al Informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), documento que sostiene:

“La sobre la demanda de agua y alimentos se incrementará en los próximos años, la población mundial alcanzará a 10 mil millones para el año 2050, eso implicará el incremento la demanda de alimento en un 50% y la demanda de agua se incrementará en el 54%”.

Señaló también que dos tercios del mundo vivirán con escasez de agua para el año 2025; al presente, más de 800 millones de personas carecen de acceso al agua potable y más de 2.500 millones personas no cuentan con acceso al saneamiento básico.

Según el Informe de la ONU, cada día mueren entre 800 a 1.000 niños menores de cinco años en el mundo por enfermedades, por falta de agua potable y saneamiento.