Imagen2

El Diario, 7 de marzo de 2016. Misicuni posterga dotación de agua a zonas periféricas

Los pobladores de algunos barrios compran el turril de 200 litros de agua en Bs 10.

Cochabamba, (EL DIARIO).- Los retrasos en la construcción de la represa de 120 metros del Proyecto Misicuni (PM) que embalsará las aguas de los ríos Misicuni y Vizcachas postergan la dotación del líquido elemento a zonas periféricas de la ciudad desde hace varias décadas.

Doña Rosario Choque vive junto a sus dos hijos en el barrio Petrolero al sud de la ciudad de Cochabamba, se levanta temprano algunas mañanas para comprar agua de los carros cisternas que visitan el lugar una o dos veces por semana y para cocinar, lavar, limpiar y ocuparse de la higiene personal de sus hijos.

“El turril compramos en diez bolivianos, son 200 litros de agua que entran, tenemos que utilizar lo necesario”, afirmó.

Con un tono seguro y el rostro entristecido, asegura que en la zona, donde vive desde hace cinco años, no hay agua potable, algunos vecinos del lugar cuentan con pozos, mientras que otros acumulan el agua de las lluvias o recurren también a las cisternas.

“No tenemos agua de Semapa, tampoco alcantarillado, las autoridades no se preocupan por nosotros”, confesó.

Al igual que Choque, cientos de personas en la zona sud y otros lugares alejados de la ciudad de Cochabamba carecen del líquido elemento y esperan que el PM del que escucharon desde que eran niños, algún día se haga realidad y se convierta en la solución a sus problemas garantizado el suministro de agua.

Sobre este particular, el presidente de la Empresa Misicuni (EM), Jorge Alvarado, aseguró que la obra tiene un avance superior al 70% y su conclusión que estaba prevista para diciembre del año pasado fue reprogramada hasta junio de este año impostergablemente.

“Misicuni va a ser realidad, tengan la seguridad que hasta mediados de año se va concluir la represa y los túneles de trasvase”, afirmó.

Insistió en que las dos empresas que se adjudicaron los cuatro paquetes principales de proyecto, la mexicana Tecnosuelos y la China CAMC cumplen con el cronograma de trabajo y los recursos (58 millones de dólares) estarían garantizados hasta la finalización de la segunda fase.

No obstante, advirtió que para distribuir el agua de Misicuni y ampliar las redes de distribución del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa) a otros municipios y zonas periféricas de la ciudad se requieren instalar nuevas tuberías y canales lo que implica otro presupuesto económico y tiempo.

“No es que inmediatamente se va distribuir el agua que son 2.100 litros, 1.100 tratada, potabilizada, y el resto para riego, los municipios ya tienen que empezar a tomar sus previsiones y ampliar o renovar sus redes”, señaló.

Pero no solamente la falta de agua afecta a zonas periféricas, cuando las represas de Corani y Escalerani de Semapa bajan sus niveles por la falta de lluvias, la empresa aplica un racionamiento progresivo distribuyendo el líquido elemento por zonas, días y horarios.

El exgerente de Semapa, Carlos Aguilar, reveló que el crecimiento poblacional de los últimos años ocasionó un déficit en el volumen de distribución que debe ser reforzado con la perforación de nuevos pozos y el caudal que llegará de Misicuni a mediano plazo.

“La demanda del municipio es de 1.872 litros por segundo, la capacidad de Semapa llega a los 1.000 litros”, explicó.

También el actual gerente, Gamal Serhan, admitió que las redes de distribución (cañerías y tuberías) son obsoletas, solamente llegan hasta cierta parte de la ciudad y deben ser renovadas y ampliadas.