La sequía afecta a varios municipios del altiplano paceño, lo que pone en riesgo la actividad productiva.

El Diario, 9 de julio de 2014. 35% de población rural aún no cuenta con agua potable

La demanda de este recurso se ha incrementado en la actualidad. Hasta hace tres años las familias utilizaban a razón de 10 a 15 litros de agua por persona, hoy en día precisan hasta 70 litros.

En 35% del área rural de La Paz no cuenta con el suministro de agua potable, situación que se agrava en la época de sequía, razón por la que las comunidades conjuntamente con el Gobierno departamental ejecutarán la perforación de 51 pozos para la captación de aguas subterráneas, con el fin de responder a la demanda existente en el departamento.
Al respecto el ingeniero agrónomo, David Villca, manifestó que estas estrategias no son dañinas para el medio ambiente, “pero que sería más útil canalizar el agua de las cuencas altas que de manera subterránea para las regiones donde es necesaria”.
En los últimos años, el consumo de agua en las provincias se ha incrementado tanto por la actividad productiva, como por la calidad de vida que implica un mayor uso del líquido elemento, siendo que si hasta hace tres años las familias utilizaban a razón de 10 a 15 litros de agua por persona, hoy en día utilizan hasta 70 litros.
Para el director de la Dirección Departamental de Agua, Venancio Tazola, este es un problema en el área del altiplano, donde la falta de suministro de agua estable genera problemas en el desarrollo óptimo de las comunidades, que si bien cuentan con pozos superficiales, para la recolección de agua en época de lluvias éstos no responderían a todas las necesidades sobretodo en época de sequía, intensificada por los cambios climáticos.
Con este sistema de perforación de pozos profundos, se podrá contar con alrededor de 800 litros de agua diarios por familia, en 51 comunidades de las provincias Bautista Saavedra, Camacho, Omasuyos, Manco Kapac, Los Andes, Ingavi, Murillo, José Manuel Pando, Gualberto Villarroel, Pacajes y Aroma tanto para el uso personal y como productivo.
“En la localidad de Charaña, donde hay una gran producción camélida y agrícola, se van a empezar las exploraciones en busca de agua para realizar la perforación y administrar el suministro a las poblaciones dispersas en base a la factibilidad socio–económica y la factibilidad hidro–geológica”, expresó.
Al respecto, el ingeniero agrónomo David Villca, señaló que estos pozos no serían de gran impacto para el medio ambiente en comparación de otros sistemas que son demasiado invasivos, sin embargo, habría que esperar que los estudios para la perforación, señalen que el lugar y la calidad de agua que se encuentre cumpla con lo necesario para que sea perdurable y óptima para el uso humano.
“En el campo están acostumbrados a la utilización de pozo superficiales lo que llamamos cotañas, que es para la recolección de la lluvia. La perforación subterránea no provocaría ningún tipo erosión del suelo, porque este es un aspecto ligado a la vegetación, sin embargo, existen otros sistemas más efectivos y perdurables como el manejo de las aguas de las cuencas altas, mediante canalizaciones subterráneas que serían dirigidas hacia las regiones en las que la sequía se siente con mayor intensidad”, expresó Villca.
Este tipo de sistemas, consta de canalizaciones, a través de túneles de cemento que recorren grandes distancias hasta llegar a zonas, donde no hay reservas de agua, como los canales en el vecino país del Perú que van desde zonas altas hasta poblaciones de la costa que es utilizada para el riego de la producción, ya que el agua de mar no es útil para los cultivos.
Según Villca, quien ha visto la implementación de estos sistemas en otros países, en La Paz la implementación de este manejo de aguas sería posible y mucho más aprovechable, sin embargo, esto representa la realización de varios estudios de pre inversión y planificación que valdría la pena encarar.