Imagen1

El Diario, 9 de junio de 2017. Naturaleza prodigiosa Resurge lago Poopó: Hay alegría por hallazgo de alevines de pejerrey

A casi dos años de la noticia del secado del lago Poopó, en Oruro existen noticias alentadoras.

Pescadores junto a técnicos del Gobierno Departamental hallaron gran cantidad de alevines (crías) de pejerrey en estas aguas, reportó radio Pío XII de la Red Erbol.

“Hay una gran satisfacción que en nuestro lago Poopó nuevamente haya vida, se ha podido ver el pejerrey en diferentes tamaños es una alegría grande para nosotros”, declaró el presidente de la Coordinadora de Cooperativas Pesqueras del Lago Poopó, Juan Toruni.

Explicó que el descubrimiento se realizó el martes 6 de junio, junto a los pescadores que estaban acompañados por funcionarios que tenían la misión de sembrar esta especie, por lo que ahora esta tarea quedó paralizada momentáneamente.

“Tenemos alevines juveniles y adultos; entonces esa es nuestra preocupación imagínate si se pierde esta especie, estamos perdiendo una gran cantidad de recursos y bueno los técnicos de la Gobernación fueron y plantaron las redes en diferentes tamaños con algunos pescadores y corroboraron el hallazgo”, destacó Toruni.

Señaló que al parecer los alevines de pejerrey vinieron desde Desaguadero (localidad fronteriza con el Perú). “Podíamos decir que se han autosembrado. Decirles que se produjo en el curso de la vida misma, por la temporada de lluvia se hace la desovación y nacen los alevines. En este sentido se reprodujeron”, subrayó.

La noticia del secado del lago Poopó recorrió el mundo a finales de 2015. Entonces, fotos de sobrevuelo mostraron que la superficie antes cubierta por el agua quedó como un desierto.

Entonces se culpó al cambio climático y a desvíos realizados en los ríos que nutren al Poopó. Se calculó en diciembre del anteaño pasado que el lago sólo tenía un 4% de su superficie con agua, sin embargo, las autoridades locales minimizaron el impacto y señalaron que volvería a llenarse de líquido de acuerdo a su ciclo natural.

La Agencia Espacial Europea (ESA) confirmó en febrero de 2016 mediante imágenes satelitales que el agua del lago Poopó se había evaporado por completo, como lo habían alertado autoridades y expertos locales a fines de 2015.

El lago, que tenía una superficie de más de 2.000 kilómetros cuadrados antes de secarse, está situado en una depresión de la cordillera andina y su zona de influencia ha estado poblada históricamente por indígenas urus y aimaras, quienes se dedicaban a la pesca.