imagen1

El Diario, 9 de septiembre de 2016. Operadores de turismo advierten que Laguna Colorada se está secando

El nivel del agua de la Laguna Colorada, ubicada al suroeste de Potosí, se redujo hasta en un 50%, según un reporte del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap).

En la víspera, los operadores de turismo del sudoeste potosino también alertaron que las aguas de la Laguna Colorada se están secando desde el año pasado, convirtiéndose en un riesgo para los flamencos que habitan en el lugar.

El problema se agrava, considerando que este espacio lacustre es una fuente de alimento para tres especies de flamencos, viscachas y otros animales, que moran en el lugar y ahora sufren las consecuencias de la sequía.

Los comunarios temen que la Laguna Colorada se seque completamente como ocurrió con el lago Poopó del departamento de Oruro, que se redujo considerablemente a fines del año pasado.

Esta situación crítica es consecuencia del fenómeno de El Niño, que en el presente año causó lluvias en el oriente del país y sequías en el occidente, lo que se convierte en una grave amenaza para la calidad de vida de varios municipios.

Filemón Quispe, operador de turismo en esa región, indicó que cada vez cae menos lluvia y nevada, lo que en consecuencia provoca la sequedad en la Laguna Colorada, que es el centro de nidificación de flamencos más grande del mundo (…) “Vemos que el nivel de la laguna Colorada está bajando más y más”, informó a ANF.

La Laguna Colorada está en la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa, es un lugar de cría para los flamencos andinos, aguas que de paso son ricas en minerales. Quispe cuenta que existen tres de las cinco especies de flamencos que hay en el mundo y recordó que la laguna es uno de los lugares más emblemáticos del altiplano boliviano.

Los operadores de turismo de la región, la administración de la Reserva Natural de Fauna Andina Eduardo Abaroa y el Servicio Nacional de Áreas Protegidas, sostuvieron reuniones para analizar alternativas a la problemática. Una de ellas es retroalimentar la laguna Colorada con las aguas del Silala. “Esperemos que este proyecto se pueda ejecutar”, señaló.

El senador potosino Edwin Rodríguez hizo un llamado a las autoridades del gobierno nacional, departamental y municipales para “salvar la Laguna Colorada”, porque es preocupante que se esté “secando”, sostuvo.

El legislador espera que el proyecto de ley sobre la “aducción de aguas del Silala hacia la Laguna Colorada” pueda tratarse en el Legislativo y así salvar la Laguna y sirva para proveer de agua a los municipios de Tupiza, Villazón y Uyuni.

Rodríguez dijo que las autoridades deben tomar medidas para evitar que se convierta en otro desastre natural como el que ha sucedido con el lago Poopó que se secó. Este lago cubría una superficie de 3.000 kilómetros cuadrados y era el segundo más grande de Bolivia, después del Titicaca.

La Agencia Especial Europea confirmó la desaparición total del lago Poopó, tras mostrar tres fotografías emitidas en fechas diferentes por su minisatélite Proba-V, que se encarga de monitorizar la superficie de la tierra diariamente.

“Se ha confirmado la evaporación completa del lago Poopó”, decía la noticia publicada en la página web de la Agencia Espacial Europea. Para confirmar este extremo se hicieron tres tomas de imágenes el 27 de abril de 2014, el 20 de julio de 2015 y el 22 de enero de 2016.