Imagen4

El País, 23 de marzo de 2015. Piden castigo para el MAS por planta de tratamiento

Desde hace más de un año que la Gobernación del departamento de Tarija, en reiteradas ocasiones, anunció lanzar la licitación de la planta de tratamiento de aguas residuales, pero a la fecha no se concreta.

Al contrario, por la falta de recursos en las arcas de la institución gubernamental se decidió cambiar la modalidad de licitación a financiamiento del proponente, el cual deberá disponer de 60 millones de dólares.

Este accionar es rechazado por la comunidad de Laderas de Norte y vecinos del Distrito 11, porque cada día ven más lejana la ilusión de que las lagunas de oxidación dejen de recibir las aguas fecales de toda la ciudad. Ante esta molestia se pide voto castigo para el Movimiento Al Socialismo (MAS), ya que se considera de incapaz a la actual administración de la Gobernación.

El presidente del Distrito 11, Ricardo Pacheco, cuestionó el mecanismo de licitación que pretende asumir la Gobernación para dar curso al emplazamiento de la planta de tratamiento de aguas residuales.

“El Gobernador dijo a los comunarios de Laderas Norte y Centro, a la Federación Departamental de Juntas Vecinales de que iba a ordenar de que se licite el proyecto con financiamiento de la Gobernación –manifestó Pacheco–. Pero ahora no cumple su palabra y nosotros le pedimos que cumpla con su compromiso”.

Pacheco asegura que se busca dilatar la licitación hasta que la siguiente administración asuma la Gobernación, lo que va demorar mucho más su ejecución.

De no licitarse el proyecto tal como exigen las instituciones interesadas se demanda a la ciudadanía que se abstenga de votar por el MAS. “Voten por cualquier cosa menos por el MAS”, dijo textualmente Pacheco.

Respecto al tema, el secretario Ejecutivo de la Gobernación de Tarija, Roberto Ruiz, ratificó que el proyecto será licitado de manera internacional bajo la modalidad llave en mano con financiamiento del proponente, lo que quiere decir que la empresa que se adjudique al proyecto deberá disponer de los recursos económicos para su ejecución.

Ruiz explicó que la comisión de seguimiento al proceso de licitación estaba conformada por el Distrito 11, la Federación Departamental de Juntas Vecinales (Fedjuve) y comunarios de Laderas Norte, quienes desistieron del tipo de licitación y solicitaron al Gobernador interino que el proyecto sea licitado de inmediato con recursos propios de la institución.

“Lo que ellos no entienden es que este es un proyecto tan complejo que no hay experiencia en el departamento ni en el país para esto –dijo Ruiz–. Lo más conveniente es que estas empresas que se presenten la construyan y nosotros empecemos a pagar cuando ya se nos entregue acabado”.
Ruiz indicó que la propuesta de Pacheco es la misma que se ejecutó con las lagunas de oxidación, la empresa habilitó el área y luego de entregar la obra no tiene mayor tuición sobre los problemas futuros que pudiera presentar su trabajo.

Consultado si la razón por la que se cambio la modalidad de licitación es por la falta de recursos económicos en la Gobernación, Ruiz explicó que este año no se percibirán recursos adicionales por lo que se vio la necesidad de buscar otro tipo de financiamiento.

El secretario de Planificación de la Gobernación, Fohad Amas, corroboró las declaraciones de Ruiz. “El camino más rápido para ejecutar el proyecto es a través del financiamiento del proponente –mencionó Amas–. Ir por otra vía implicaría una demora mayor en el tiempo de obtención de los recursos”.

Además explicó que al ser este un proyecto nuevo, los de continuidad tienen mayor preferencia en cuanto a lo que concierne la asignación de recursos provenientes de las regalías e Impuestos Director a los Hidrocarburos (IDH).

Amás señaló que el proyecto demanda una inversión de 420 millones de bolivianos lo que equivale a casi 60 millones de dólares. “Si nosotros apelamos a nuestras regalías vamos a tener que pagar en tres años y en cada año 140 millones de bolivianos –manifestó Amas–. Pero si vamos con el financiamiento del proponente vamos a tener que pagar cuando se culmine la obra y seguramente en un esquema de pago de 20 años”.