Imagen1

La Razón, 20 de abril de 2016. Cementerio de llantas en llamas; temen grave daño por humo tóxico

Evaluación. Ocho intoxicados por la humareda ocasionada por siniestro en K’ara K’ara.

El fuego devoró al menos tres de las cuatro hectáreas repletas de neumáticos acumulados a lo largo de 10 años en el botadero de K’ara K’ara, a 10 km de la ciudad de Cochabamba. Se necesitaron más de 12 horas de lucha para controlarlo.

El Gobierno local denunció que el incendio del “cementerio de llantas” fue intencional, mientras la Gobernación dijo que prevé que la humareda tóxica ocasione un gran daño ambiental. Las llamas estallaron a las 01.30 de ayer y los primeros en luchar contra ellas fueron los vecinos, que carecían de protección.

El olor a goma quemada y una a columna de humo negro alertaron a los vecinos de K’ara K’ara, Arrumani y Pampa San Miguel, del siniestro sin precedentes. “Hemos llegado casi a las 02.00 y no nos dejaron entrar, insistimos y desde las 03.00 comenzamos a sacar llantas, al menos 1.000 hemos apartado”, contó Vicente Hinojosa, dirigente de la segunda comunidad.

Los bomberos arribaron cerca de las 03.00. “No pueden hacer nada, el fuego es tremendo y con el viento se reaviva”, relató una nerviosa Emilia Aguilar, pobladora de Alto K’ara K’ara.  Autoridades ediles y departamentales se presentaron entre las 04.00 y 04.30, y pidieron a quienes viven cerca del siniestro que evacúen sus viviendas.

La humareda había empezado a ocasionar malestares entre los voluntarios, por lo que repartieron barbijos, guantes y al menos 8.000 litros de leche para evitar la intoxicación. También desplazaron ambulancias a inmediaciones de la zona del suceso.

Intencional. El servicio de educación ordenó la suspensión de las labores educativas en los tres establecimientos del lugar.Al menos ocho moradores del área fueron evacuados por intoxicación, informó Cinthia Rojas, coordinadora del Servicio Departamental de Salud, que desplazó una decena de ambulancias.

Según Eduardo Angulo, responsable de la Dirección de Desarrollo Sustentable de la Alcaldía, la contaminación no alcanzó niveles elevados. “En el norte de la ciudad está normal; los datos más cercanos dicen que cerca del incendio hay 160 microgramos por metro cúbico de partículas sólidas de cenizas, hollín y polvo durante el incendio, cuando la norma establece que deben estar por debajo de 150. Esto cambia de acuerdo al viento”.

José María Leyes, alcalde de Cochabamba, denunció que el siniestro —que para ser controlado obligó a movilizar unos 80 carros cisterna— fue  premeditado. “Hay un par de personas que vieron a un grupo echándole gasolina a las llantas, tratando de prenderlas, y lo lograron. Ya hemos presentado denuncia”.

Édgar Gainza, presidente del Concejo, manifestó que el pleno emitió una minuta de comunicación en la que pide al Ejecutivo edil que “solicite al Ministerio Público que investigue y esclarezca éste y otros hechos”.Las llamas fueron controladas cerca del mediodía, pero el viento las reavivó pasadas las 13.00.

Para sofocarlas, fueron movilizadas 250 personas de diferentes instituciones (bomberos de la Policía, del Servicio de Aeropuertos de Bolivia, de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, del municipio de Quillacollo, grupos de búsqueda y rescate, vecinos y empleados públicos).

“El Bambi Bucket —equipo mataincendios que opera desde un helicóptero— hizo al menos cinco descargas de líquido, cada una de 550 litros, además de espuma química y tierra”, informó Óscar Soriano, director de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) del gobierno departamental.

El daño ambiental “es bastante grande, ya que la goma desprende no solo monóxido de carbono, sino propano y butano, por los desechos acumulados abajo. El enfriamiento de las brasas se extenderá unos dos días más”. En medio de las llantas había crías de perros. Muchas murieron calcinadas, aunque bomberos logró rescatar a algunos cachorros.

Directivos de la empresa Colina, encargada del cierre técnico del vertedero, evitaron dar información. Hasta anoche se desconocía la cantidad de neumáticos depositados en el llamado “cementerio” y también la identidad de quienes ocasionaron el siniestro de forma premeditada.

Consejos para cuidar la salud

La humareda proveniente de la quema de llantas puede provocar afecciones respiratorias en adultos mayores, niños y personas con enfermedades pulmonares, advirtió ayer el neumólogo del hospital Viedma, Jorge Aguirre.  El incendio en el botadero de K’ara K’ara provocó una intensa humareda negra, el olor se sintió en toda la ciudad, una de las más contaminadas de Bolivia.

El profesional recomendó a la población que no salga de casa y que humidifique los ambientes con manzanilla; pero si tiene que hacerlo, sugirió que use un barbijo con un paño húmedo dentro para filtrar las micropartículas.

Según el galeno, el humo “tiene gases altamente tóxicos, muchos se acumulan en el cuerpo del ser humano y pueden provocar cáncer en el largo plazo”. Además del monóxido de carbono, Aguirre explicó que existen otros componentes tóxicos como la arcilla, alquitrán, magnesio, zinc, azufre y selenio.

“En los asmáticos, puede hacer sus crisis más fuertes y llevarlos hasta el hospital”. “La quema de una llanta es igual a la contaminación provocada por un vehículo durante un año; dos toneladas de llantas quemadas causa un incremento del 200% de mercurio en el aire y del zinc”, recalcó el médico.