Imagen1

La Razón, 23 de julio de 2018. Tres horas de derroche de agua potable por rotura de cañería en la Landaeta

Reparar el daño tomó al menos tres horas. Cerca de las 09.00, de una tubería de EPSAS de dos pulgadas, situada en la avenida Landaeta que es remodelada, se alzó una columna de agua de al menos seis metros, que anegó un inmueble vecino.

“El agua entró por todo lugar, por los cables, por los focos, por el techo mismo”, contó Jhonny Weinberg, propietario de la panadería Leo Nothmann, microempresa que cuenta con 20 empleados.

Los equipos de computación, material de escritorio, el sistema eléctrico, los hornos sufrieron daños y la producción fue paralizada, apuntó el dueño.

“Ellos (los trabajadores que intervienen la vía) reventaron (la tubería). El agua estaba bajando hasta ese hueco (boca de tormenta) y de pronto empezó a salir hacía arriba”, informó Aida Antequera, trabajadora de la panadería.

El director de Mantenimiento de la Secretaría de Infraestructura Pública de la Alcaldía de La Paz, Omar Rocabado, minimizó lo sucedido. “Este tipo de incidentes van a suscitarse más adelante. La gente no tiene por qué alarmase de un incidente menor. (…) (aún) nos falta escarbar la parte de arriba, estamos al 40% del trabajo”.

  • Inundación. Una empleada de la panadería anegada echa el agua .Foto: Pedro Laguna

Según el entrevistado, el incidente se produjo por el cambio de una pieza que estaba a cargo de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (EPSAS). “Ellos (la operadora) ya dieron solución. Es un error de la pieza que han puesto, parece que estaba defectuosa”, sostuvo.

Sin embargo, el interventor de la firma, Humberto Claure, aseguró que la firma no estaba trabajando en la zona. “No es cierto que EPSAS estaba ahí. Lo que pasó es que la Alcaldía tiene equipo pesado ahí, entre ellos, retroexcavadoras. Uno de esos equipos dañó nuestra tubería; hemos ido a arreglar lo que nos han roto”.

El directivo también dijo que no se puede cuantificar cuánta agua se derrochó debido a la rotura de la tubería, que no es un ducto principal y precisó que no se cortó el suministro al vecindario para repararla. Según Claure, éste es el tercer accidente que ocasiona la Alcaldía en el tiempo que lleva la intervención de esa arteria.

Consultado sobre los daños causados al inmueble donde está la panadería y quién responderá por ellos, Rocabado dijo que no se reportó ningún daño.

“No conocemos que este evento haya dañado ese tipo de cosas. Primero habría que verificar si eso ha sido causado por la Alcaldía. (…) La panadería está lejos de donde está el agua”. (21/07/2018)