Imagen2

La Razón, 3 de julio de 2018. Bolivia ya definió ‘línea’ de la contramemoria, pero insiste en diálogo para resolver controversia por el Silala

El presidente Evo Morales considera que el diálogo bilateral es posible para resolver la centenaria controversia. Su gobierno gestionará un acercamiento en las citas que alistan Chile y Bolivia por otros temas.

Bolivia tiene definido “el lineamiento” de la contramemoria para responder a la demanda de Chile planteada en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por las aguas del Silala. Sin embargo, el presidente, Evo Morales, considera que aún es posible el diálogo diplomático para resolver la controversia y, en ese marco, insistió en allanar esa ruta en una cita bilateral que se avecina.

“Ya hemos definido el lineamiento general, habían muchas propuestas”, anunció este lunes el mandatario boliviano en una conferencia de prensa que ofreció en el Palacio de Gobierno en la que, además, detalló los aspectos que revisaron el equipo jurídico nacional e internacional con los que se reunió el viernes en Roma, Italia.

Sin embargo, el presidente Morales considera que el diálogo entre ambos países es posible para resolver la centenaria controversia más allá de los tribunales internacionales. “Yo no pierdo la esperanza de resolver mediante el diálogo, vía diplomática, porque somos países hermanos, vecinos”, destacó.

“Nuestra posición como Gobierno, no quisiéramos dejar demandas para las futuras generaciones, porque con Chile de por vida vamos a ser vecinos”, reflexionó. No es el primer exhorto, los anteriores no fueron respondidos oficialmente por Santiago, que por el contrario mantuvo la línea de continuar con su demana.

Por ello, La Paz busca otros escenarios paralelos como las citas vinculadas al Comité de fronteras —que reunió a comisiones de alto en julio y octubre de 2017— para tramitar el acercamiento por ese caso, aunque ese escenario se definió para tratar asuntos más allá de las demandas boliviana por el mar y el Silala que los confrontan en la CIJ.

Sin dar mayores detalles, Morales reveló que Chile ya notificó a Bolivia “hace dos o tres días atrás”, vía Cancillerías, “para empezar (a tratar) temas pendientes y ojalá esto nos pueda permitir facilitar el diálogo con la hermana vecina república de Chile”, complementó.

En tanto se busca ese acercamiento, Bolivia refuerza el legajo que tiene entregar hasta el 3 de septiembre de este año.

“Siempre es importante debatir conjuntamente planteamientos desde un punto de vista geográfico, hídrico, agua como un derecho fundamental para el ser humano, datos históricos”, dijo, aunque admitió que “no siempre fácilmente se puede consensuar la parte de conocimiento académicos, con la vivencia correspondiente”.

El gobernante destacó la “buena investigación” y “buena documentación” que hizo el equipo de la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima, Silala y Recursos Hídricos (Diremar) y reafirmó que las aguas en disputa son producto de un manantial y no un río internacional como plantea Chile.

Trajo a colación las canalizaciones que se hicieron a principios del siglo XX para conducir el agua hasta su vecino producto de una concesión solicitada por una firma chilena.

Mediante ese documento, el entonces prefecto de Potosí René Calvo Arana otorgó la concesión “en favor de la Compañía The Antofagasta (Chili) (sic) Railway Company Limited” para el uso de locomotoras, se lee en el documento.

Ambos países abrieron negociaciones y en 2009, en el marco de la Agenda de 13 puntos, La Moneda aceptó pagar por el 50% del uso del recurso en tanto se defina la propiedad del resto, empero, no se concretó ningún acuerdo final.

“Cuantos ríos tenemos de las cordilleras de Chile se vienen o de los manantiales como el Silala (…) Ustedes conocen muy bien son manantiales, además de eso canales artificiales para que agua de Bolivia pueda fluir hacia la frontera con Chile”, le dijo Morales a la prensa.

Consultado por la contrademanda por el caso del Silala que se descartó el mismo mandatario descartó hace un par de semana según un reporte de EFE, el mandatario boliviano aseguró que “no vamos a hablar de ese tema” debido a que en su administración “estamos abocados a la contramemoria cumpliendo con los procedimientos de La Haya”.

“Se dijo que no va la contrademanda. Claro,ahora yo también aprendo, hay nueva demanda, hay contrademanda, contramemoria, no vamos a hablar de ese tema”, sostuvo.

“Pero esta segunda reunión hemos recibido las propuestas, hemos corregido acá, se ha debatido bastante y ahora se ha definido, por tanto el equipo jurídico nacional e internacional ya tiene la vía correspondiente para la contramemoria de esta manera responder a la demanda ante chile”, insistió. (02/07/2018)