Imagen2

Los Tiempos, 12 de abril de 2017. Misicuni y Semapa pactan trabajar “codo a codo”

Semapa y la Empresa Misicuni lograron un acuerdo para reparar los 200 metros de tubería que colapsaron en la línea de aducción que trae agua de la represa de Misicuni, el martes en la zona de Canto Pampa de Tiquipaya, en medio de la pugna que sostienen desde el 28 de marzo por el rebalse del túnel Calio, después de inaugurarse la dotación de agua del megaproyecto.

El colapso provocó que la casa de la familia Vargas se inunde, porque la tubería dañada pasa por debajo de su vivienda y comenzó a filtrar agua.

El gerente general de la Empresa Misicuni, Leonardo Anaya, informó que luego de una reunión con el gerente de Semapa, Gamal Serhan, se acordó trabajar “codo a codo” para restituir el sistema con una variante de 300 metros lineales de tubería.

Explicó que Misicuni y Semapa tienen sus argumentos técnicos. La primera responsabiliza a Semapa del colapso por instalar una válvula en la cámara del ducto Saloneo-Cala Cala. En tanto que la segunda afirma que la tubería es responsabilidad de Misicuni y que colocó la válvula para mejorar la hidráulica.

La Autoridad de Control Social y Fiscalización del Agua y Saneamiento Básico (AAPS) realizará un peritaje para establecer quién debe asumir el costo de la reparación.

El presidente de la Empresa Misicuni, Jorge Alvarado, convocó al Gerente de Semapa a una reunión técnica para abordar el conflicto de dotación de agua.

“Yo pediría que dejemos de estar con estas peleas, estamos yendo en desmedro del abastecimiento, pido que nos sentemos y coordinemos los temas netamente técnicos”, declaró.

Serhan explicó que la válvula de Kanata que recibe agua de la represa de Escalerani se cerró el lunes a las 9:00 y sólo se recibió agua de Misicuni. Luego, a las 14:30 se registró un nivel de 474 litros por segundo de acuerdo con el medidor digital que habría provocado el colapso.

Alvarado negó tal aseveración y argumentó que el cierre de la válvula que instaló la empresa municipal hizo que la presión del agua reviente la tubería.

Señaló que se pedirá un peritaje. Sin embargo, Semapa informó del trabajo de interconexión que tenía que hacer el 3 de abril. De acuerdo con Anaya, en 2005, se acordó que no podían instalar válvulas en esta tubería.

Tres incidentes

Desde el 28 de marzo se han presentado tres incidentes que han interrumpido el servicio de Misicuni y mostrado la fragilidad de la tubería que se construyó en 2005 para enviar agua del río Misicuni en un caudal de 200 litros por segundo; no 350 como se pretenden enviar ahora.

El primero fue el 28 de marzo con el rebalse del túnel porque aparentemente se enviaron más de 450 litros por segundo y no 350.

El segundo se registró el 9 de abril, cuando Misicuni reportó una falla en las tuberías de la línea de aducción Saloneo-Cala Cala, en la avenida Circunvalación, donde se perdieron unos 10 litros por segundo.

Posteriormente, la presidencia de Misicuni dijo que en una segunda inspección se verificó que el ducto de la Circunvalación en la OTB Molle Molle también sufrió fugas.

“En ese mismo sitio, el constructor dijo que del ducto de cemento sale agua, ése es el que está creando problemas, es una tubería de 30 años y no soporta una pequeña presión”, aseguró Alvarado. Dijo  que la capacidad de este ducto no es apta para recibir una mayor dotación de 200 litros de Misicuni.

 

INFORME EN LA ASAMBLEA  Y CREACIÓN DE NUEVA EMPRESA

El Gerente de Semapa no se presentó a la Asamblea Legislativa Departamental para brindar un informe sobre el colapso del túnel el 28 de marzo. Considera que, al ser una empresa municipal, no corresponde que asista a una comparecencia en la Asamblea.

La asambleísta Lizeth Beramendi anunció que se iniciará un proceso por incumplimiento de deberes. “He solicitado que se derive información al Ministerio Público”, declaró.

El alcalde José María Leyes pidió que se deje de politizar el tema y que el Gobierno se responsabilice de las aducciones que faltan. “Siempre ven el ‘pero’ para no invertir en Cochabamba”, dijo. La concejal Rocío Molina declaró que la Alcaldía tiene los recursos suficientes para financiar el proyecto del casco viejo.

Empresa metropolitana y pugna

El representante de la Gobernación en el directorio de Semapa, Camilo Torrez, dijo que por la inversión de 137 millones de dólares en el Proyecto Múltiple Misicuni, la “Gobernación tiene derecho a ser parte de la empresa metropolitana del agua”.

El investigador del IESE-UMSS Fernando Salazar señaló que la pugna entre las empresas del agua se da en una coyuntura de máxima definición política y económica.

 

CORTAN SUMINISTRO

•La gerencia general de la Empresa Misicuni informó que el suministro de agua de la represa se suspenderá por al menos dos días por el colapsó de la tubería en Canto Pampa, en Tiquipaya.

•El gerente, Leonardo Anaya, informó que ayer recibieron un pedido de restitución de servicio de Semapa, pero dijo que por el colapso no se puede restablecer el suministro de la represa.

•Semapa dijo que el servicio se cortó el lunes a las 18:00. El gerente Gamal Serhan declaró que solicitaron 350 litros por segundo y recibieron “cero”.

•La dotación de Misicuni debía comenzar en julio por el ducto que se construye con una capacidad de 700 litros segundo, pero se adelantó por el bajo nivel de las represas de Wara Wara y Escalerani. Semapa garantizó el suministro por estos días.

 

PUNTOS DE VISTA

Fernando Salazar, investigador IESE-UMSS

“Disputan capital electoral y recursos”

Se están disputando todos los recursos, el capital electoral y económico. Lo que está en juego es la sobrevivencia de los líderes en torno al negocio del agua, porque así es como se la ve. Hay un manoseo político por parte de las empresas sobre el manejo del agua, lo que se quiere es imponer un sistema politizado y lucrar con el agua; no les interesa la población. El concepto de Semapa como empresa tiene que desaparecer para evitar la incertidumbre que tenemos ahora sobre la dotación del agua. El operador tiene que manejar su sistema, en este caso Semapa, ese es un primer punto; el segundo es el cambio de la red de agua del casco viejo de manera urgente.

Gonzalo Vargas, coordinador Ciudadanía

“El ciudadano es la última preocupación”

La pugna actual es una expresión del desacuerdo político en la culminación de una gestión de un proyecto esperado por los cochabambinos, como es la presa de Misicuni. No creo que haya un asidero técnico en los problemas que se están suscitando, en este contexto. Se ha olvidado al ciudadano, lamentablemente, el ciudadano es el último por el que se vela, la última preocupación.

La provisión del agua, más que la administración, siempre ha tenido intereses económicos por la generación de recursos. Un gran ejemplo es el negocio de las cisternas que se ha intensificado el año pasado.