Imagen2

Los Tiempos, 20 de marzo de 2018. Apelarán a recursos de los barrios para ejecutar proyectos para agua

La Alcaldía de Cochabamba y Control Social (ex Comité de Vigilancia) gestionan que las comunas, que administran los recursos de los 15 distritos municipales, destinen un porcentaje de su presupuesto a proyectos de saneamiento básico, informó el presidente de Control Social, César Navarro.

Entre los proyectos prioritarios que se pueden ejecutar están la ampliación de la planta de tratamiento de aguas servidas de Albarrancho, la renovación de los 90 manzanos del casco viejo y las nuevas redes de distribución de agua de Misicuni.

La Alcaldía necesita 320 millones de bolivianos para estos proyectos. Si los distritos aceptan significará una reducción de recursos para las comunas y obras.

Los vecinos de la comuna Alejo Calatayud fueron los primeros en protestar la anterior semana en contra de la reducción de recursos; otros tampoco están de acuerdo.

Sin embargo, Navarro dijo: “Los 15 distritos hemos acordado asignar parte de nuestros recursos de Coparticipación Tributaria para poder cubrir estos ítems”.

Explicó: “El Gobierno municipal está poniendo una contraparte, de tal forma que podamos ejecutar estos proyectos que están destinados para poder tener la cobertura dentro los distritos”.

El representante declaró que estos proyectos debían ser financiados por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, pero hasta la fecha no se concretó el financiamiento.

“Hay una necesidad de renovar los 90 manzanos de la zona central, donde se desperdicia el 40 por ciento de agua, queremos resolver este tema porque hay sectores que ni tienen ni agua y nos damos el lujo de desperdiciar”, dijo.

 

PROGRAMAS QUE ESTÁN PENDIENTES

La renovación de la red de agua del casco viejo está pendiente desde hace más de cinco años.

“Este proyecto debía ser realizado por el Gobierno nacional, pero no está garantizado. La empresa Semapa también nos ha pedido ampliar para los ductos de agua que vienen de Misicuni, las aguas no servirán si estas redes no se amplían”, explicó César Navarro.

Semapa y el Ministerio de Medio Ambiente y Agua trabajan en un proyecto para reducir el costo del proyecto que en lugar de zanjas use otro tipo de tecnología. Sin embargo, las obras aún no empiezan.

La planta de tratamiento de Albarrancho demanda una inversión de alrededor de 85 millones de bolivianos, sin embargo, la fiscalización debe ser cubierta por Semapa.