Imagen2

Los Tiempos, 22 de julio de 2016. Semapa debe proponer nuevas tarifas en 30 días

El alcalde José María Leyes informó ayer que el Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa) tiene 30 días para elaborar la nueva propuesta de tarifas que reemplazará a la diseñada la pasada gestión.

El sistema actual se rige por cuatro categorías domiciliarias por las que los usuarios pagan reciban o no el líquido, porque están estructuradas a partir de rangos de 0 a 12 metros cúbicos.

Reconoció que los reclamos de los vecinos que a causa de la escasez de agua no reciben el servicio de Semapa son ciertos.

Expresó la gente tiene razón cuando dice: “Me está llegando igual la factura como si tuviese agua y cómo si no me dan agua me van a cobrar”.

Explicó que la anterior gestión estableció una tarifa básica. Es decir, de 0 a 12 cubos o de 0 litros a 12 mil, por lo que el usuario que no recibe el servicio tiene que pagar de todos modos. “Esa fue la gran idea de la anterior gestión”, justificó Leyes.

Dijo que la propuesta de Semapa planteará que se cobre en base al consumo y que exista una tarifa básica de mantenimiento.

“Si usted va consumir 100 litros de agua pagará por los 100; no puede ser que si usted consume 100 litros le estén queriendo cobrar por 500. Eso no tiene sentido y hay que corregir esas tarifas”, manifestó.

El nuevo plan de tarifas que Semapa prevé aprobar a través de referendo municipal tendrá al menos tres cambios para reemplazar a las cuatro categorías vigentes: R1, R2, R3 y R4.

Uno es incorporar una tarifa básica mínima para costos de mantenimiento, luego cobrar por el consumo y después subir la factura a los usuarios que se excedan o derrochen el agua.

Antes de que las nuevas tarifas se apliquen se requiere que la propuesta sea aprobada por la Autoridad de Fiscalización y Control Social  del Agua Potable y Alcantarillado (AAPS).

Por lo que Leyes dijo: “Ahí necesitamos los cochabambinos hagan fuerza para que la AAPS y el Gobierno nacional apruebe las tarifas que van estar en función al consumo”, dijo Leyes en su programa de radio “Haciendo bien las cosas”, ayer.

Los oyentes en contacto con el Alcalde dijeron que la población es doblemente afectada. Primero por la escasez de agua y luego por el cobro de las tarifas.

Misicuni

El Alcalde anunció que la siguiente semana inspeccionará las obras del Proyecto Múltiple Misicuni, que tiene cuatro años de atraso. Instó a que los responsables del mismo dejen de mentir sobre la conclusión de la represa y de pedir más recursos hasta dotar de agua a la región.

LAS PÉRDIDAS POR FUGAS

Ante la escasez de agua que se registra en la ciudad, Semapa dice que trabaja en reducir las fugas. Confirmó que el 46 por ciento del caudal que se distribuye se pierde por tres motivos: pérdidas reales (fugas en la red o domiciliarias), perdidas aparentes (pinchazos o conexión clandestina) y consumo no facturado.

El gerente de Semapa, Gamal Serhan, reconoció que las fugas son un problema fundamental  por la escasez y por el líquido que se pierde. Añadió que se trabaja en un proyecto de última tecnología que permitirá encontrar las fugas y repararlas. Aún se analizan posibilidades, pues en muchos casos son soluciones costosas.

Asimismo, Serhan señaló que las conexiones clandestinas son bastante comunes. Debido a que no tienen la potestad de sancionar, en muchos casos luego de cortar los “pinchazos”, las personas vuelven a conectarse.

Por otro lado, el concejal Sergio Rodríguez señaló que las pérdidas son un tema importante, pero no urgente. Aseguró que ante la escasez de agua, Semapa debe poner sus esfuerzos en cambiar el sistema de tarifas que se aplica. “Debe dejar de ser por categorías. Por 3.000 litros pagamos 150 bolivianos, cuando en Sacaba se paga 30 bolivianos por el triple de agua”, dijo.

 

ANTE SEQUÍA RECURRENTE Y CONTAMINACIÓN

Sergeomin planteará ley para proteger acuíferos

El Servicio Geológico Minero (Sergeomin) será un aliado estratégico de los municipios afectados por la sequía en la perforación de pozos en el valle alto y el cono sur de Cochabamba para mitigar la escasez de agua. Sin embargo, la institución contempla trabajar en otros ámbitos que trasciendan la emergencia como una ley de protección de acuíferos y la actualización de la base de datos del Convenio Boliviano – Alemán de Aguas Subterráneas (Cabas), que hace 25 años identificó zonas potenciales para hallar agua.

El director nacional de Sergeomin, Roberto Pérez Morales, informó que cooperarán con la Asociación de Municipios de Cochabamba (Amdeco) en la perforación de pozos, como parte del plan de emergencia que diseñó la Gobernación.

Explicó que se priorizará la perforación en las zonas con sequía alta, como el cono sur y el valle alto de Cochabamba. “Sergeomin es una institución que en sus 55 años ha acumulado un base de datos hidrogeológicos. En función a esa base de datos, pensamos que puede ayudar a paliar la escasez de agua para consumo y riego”, dijo.

Sin embargo, la fase de estudios llevará al menos un mes y medio. Antes de perforar, se requieren realizar estudios geológicos, hidrológicos y geofísicos. El tiempo de perforación depende de la profundidad y tipo de materiales. Se conoce que en Cochabamba los acuíferos son someros o están cerca de la superficie. Se puede hallar agua a unos 80 metros de profundidad.

Ley y base de datos

El director de Sergeomin dijo que, como la sequía en algunas regiones es recurrente, es necesario elaborar una norma de protección de los acuíferos. Especialmente destinada a evitar la contaminación por pozos ciegos. El propósito también es actualizar la base de datos del proyecto Cabas.

Emergencia

El plan de emergencia de la Gobernación contempla la perforación de al menos 28 pozos en los 30 municipios afectados por la sequía en Cochabamba.

El alcalde de Omereque, Héctor Arce informó que se perforaron 20 pozos para brindar agua para el riego y consumo de la población de este municipio. Asimismo, señaló que se espera la ayuda de la Gobernación esta semana para tratar de recuperar plantaciones afectadas.

Arce aseguró que trabajan con todos sus esfuerzos, pues el río Mizque continúa seco. Señaló que las consecuencias en la producción se verán en tres meses aproximadamente