imagen7

Página Siete, 13 de septiembre de 2016. Misicuni ya embalsa agua para repartirla desde abril de 2017

El proyecto incluye la provisión del líquido elemento a Cochabamba, el riego de 12.000 hectáreas y la generación de 120 MW, tras la inversión de $us 359 millones.

Tras seis décadas de historia de la obra multipropósito  Misicuni, ayer el presidente Evo Morales procedió al cierre temporal de válvulas para el embalse de la represa y para que  se realicen las  pruebas hidráulicas. Se prevé que el megaproyecto comience a dotar de agua en  abril de  2017.

“Todos los presidentes hacían esta promesa de Misicuni, pero llegaban al Gobierno y no cumplían (…). Nos dicen que será para abril, porque ahora estamos empezando a juntar agua, tapando los túneles. Esperamos que sea abril, a veces siempre tengo dudas y luego  nos dicen algo ha fallado, están escuchando, compañeros y compañeras”, afirmó el Primer Mandatario durante la inspección de la obra, en Cochabamba.

Aunque dijo que la verdadera obra se verá el día que Misicuni “dispare agua” por los 20 kilómetros de túnel y cuando  abastezca a  Cochabamba. ” Ese día se acabará el lema de “Asicuni (en quechua, “me río”) Misicuni y se volverá en Misicuni Cusicuni (en quechua, me alegro)”, dijo.

El presidente de la Empresa Misicuni,  Jorge Alvarado, explicó que la presa recibirá un mayor volumen de agua en noviembre, cuando comienza la época de lluvias; las válvulas estarán cerradas hasta abril del próximo año.

“En la construcción de la presa hemos tenido muchos problemas de carácter geológico, hubo derrumbes y tuvimos  que estabilizar. A veces se escucha y dicen que  tardamos mucho en construir esta presa, pero hay complejidades que a uno le impiden terminar en el tiempo establecido”, argumentó Alvarado.

Entre noviembre y abril,  Misicuni deberá acumular 60 millones de metros cúbicos de agua, de los cuales 30 millones serán “aguas muertas”. La capacidad máxima es de 180 millones de metros cúbicos.

El proyecto múltiple Misicuni tiene tres objetivos; el primero es suministrar agua potable a la población del área metropolitana; el segundo, el riego de 12.000 hectáreas del valle central de Cochabamba, situadas en los municipios de Sacaba, Cercado, Quillacollo, Colcapirhua, Vinto, Sipe Sipe y Tiquipaya; finalmente, la generación de 120 megavatios (MW) de electricidad por año, mediante el aprovechamiento de los ríos Viscacha, Misicuni y Putucuni.

Morales aseguró que en la represa, a plena  capacidad , se podrá contar con criaderos de peces, lo que  fomentará otra actividad económica en la zona.

Paralelamente, se  prevé que estas aguas alimenten a otras cuatro plantas hidroeléctricas, entre ellas a la de San José, actualmente en construcción.

Las fases del proyecto

La ejecución del proyecto múltiple Misicuni tiene tres fases.

La primera se desarrolló entre 1997 y 2005, con una inversión de 84 millones de dólares, que consistió en la construcción del túnel de trasvase de 20 kilómetros de longitud y un plan inmediato de dotación de agua al área metropolitana de Cochabamba.

Luego, con una inversión de 138 millones de dólares se impulsó  la construcción de la represa de  120 metros de altura. El proyecto  permitirá  dotar de 3.000 litros de agua  por segundo al área metropolitana; y tendrá  obras anexas.

La planta hidroeléctrica, que se construye  paralelamente  con recursos de ENDE y el BID, tuvo hasta la fecha un costo aproximado de 137 millones. Esta segunda fase demandó, en  total, 359 millones de dólares.

Resta ejecutar una  tercera fase, que consiste en la construcción de un segundo túnel  para el paso de los ríos Viscacha y Putucuni, para la cual  se precisan   140 millones de dólares.

El proyecto 

La historia de Misicuni  arrancó en los 50, cuando  los cochabambinos, ante la escasez de agua, identificaron el recurso  en la  cordillera del Tunari, en  la cuenca del río Misicuni, según datos de la empresa del mismo nombre.

Desde esa época, el proyecto  Misicuni  pasó  por varias administraciones y fue paralizado en distintos gobiernos.

Su importancia radica en su valor social, si se tiene en cuenta que hasta la fecha  sólo el 61% de la población cochabambina tiene acceso al agua potable.

Garantizan $us 48 millones para obras adicionales

El Gobierno garantizó otros 48 millones de dólares para ejecutar obras complementarias en el proyecto multipropósito Misicuni, en Cochabamba. A la fecha, la obra demandó 359 millones de dólares, que se ejecutan en tres fases.

“Gracias al trabajo del equipo económico del Gobierno nacional, gracias al seguimiento del hermano vicepresidente Álvaro García Linera nos han garantizado esos recursos económicos”, destacó ayer el presidente Evo Morales,  luego de inspeccionar la obra.

Precisó que  27 millones de dólares del nuevo presupuesto fueron asignados para obras menores en la presa, entre ellas tratamiento de laderas, implementación de hormigón armado e inyecciones de cemento.

El resto, 21 millones de dólares, fue dispuesto para la construcción de una aducción que traslade agua de la presa a la zona sud de la ciudad de Cochabamba.

Paralelamente, Morales afirmó que se tiene un proyecto a diseño final que requiere 140 millones de dólares para construir un nuevo túnel de 18 kilómetros de trasvase en los ríos Viscachas y Putucuni, con el fin de incrementar el caudal a 6.000 litros por segundo.

Aunque aclaró  que de momento no se tienen los recursos para este nuevo proyecto.