Imagen2

EL DEBER, 23 de octubre de 2019. Reservorios de agua se secan y la falta de pastura empieza a debilitar y matar el ganado

Ganaderos revelan que el fenómeno climatológico está provocando pérdida de peso en el ganado y disminución de un 30% de parición animal. En la provincia Cercado se estima la baja de 3.000 animales. Lecheros también hablan de caída de la producción.

La sequía pasa factura al sector ganadero de Beni. La falta de disponibilidad de pastura en la llanura beniana y el agotamiento del agua en los reservorios naturales empiezan a provocar mortandad bovina en algunas zonas productoras ganaderas, sobre todo, en las provincias Cercado y Marbán.

Desde la primera provincia, el máximo dirigente del sector Alex Artega Chávez, dijo que están en estado de emergencia por factores climatológicos adversos, prolongada y severa sequía, que limita la disponibilidad de pastura en los campos y está provocando la pérdida de peso del ganado.

Dijo, además, que la disminución en un 30% de parición de ganado es otra secuela del déficit hídrico.

“Pagan $us 100 menos por las malas condiciones físicas que presenta el ganado que presa de la debilidad está muriendo atascado en las aguadas al intentar hidratarse”, dijo el dirigente ganadero.

Fernando Boehme, director de la organización de ganaderos de Cercado, señaló que la provincia esta siendo azotada, desde hace casi cuatro meses, por una sequía que no cubre las necesidades hídricas ni de animales ni de la pastura. Afirmó que el ganado muere por falta de comida, atascados en las aguadas, y por enfermedades producto de la debilidad que presentan.

“Si bien no hay un recuento exacto, en la provincia Cercado donde hay más o menos 400 predios se estima una pérdida de unas 3.000 cabezas de ganado”, aseguró.

Desde la Asociación de Ganaderos de Reyes, el presidente Marcelo Hurtado Novoa, aludió que los efectos de la sequía en este municipio son de magnitud y que se viene registrando mortandad de bovinos porque en la mayoría de las estancias el agua de las pozas se agotó y no existe pastura. En las provincias Ballivián y Yacumá también se habla de un efecto negativo en la producción pecuaria atribuido a la sequía.

En el hato lechero

Desde la Asociación de Pequeños Productores de Leche de las provincias Cercado y Marbán, su presidente Luis Fernando Ibáñez, afirmó que la producción de la sustancia líquida y blanca, decreció un 35%, de 8.000 a 5.200 litros por día, debido a la sequía. Hizo notar que, entre los criadores de ganado lechero, hay mucha preocupación porque la debilidad de las vacas está interrumpiendo el ciclo nacimiento de animales y amenaza con ‘liquidar’ animales de alto valor genético. El hato lechero en esas provincias ronda 7.000 cabezas.

No se reportan efectos

A decir de Christian Cámara, director del Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) de Beni, aún no recibieron ninguna nota ni de productos ni de una asociación ganadera solicitando algún tipo de ayuda. “Para efectos legales e intervención del COED los afectados deben seguir los procedimientos formales que establecen que, primero, deben plantear la declaratoria de emergencia al municipio de su jurisdicción, eso no ocurrió”, dijo.

Hizo notar que los afectados cruzan información, a través de grupos de WhatsApp, pero que formalmente no requirieron ningún tipo de ayuda. Denotó que la sequía ya pasó y que los campos han empezado a humedecerse con las lluvias registradas en los últimos días y en gran parte del territorio beniano.

Informe oficial

A la fecha la Unidad de Contingencia Rural, dependiente del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT) no recibió ningún reporte ni requerimiento de los municipios del Beni, ni de la misma Gobernación de este departamento, respecto a condiciones de emergencia por sequía.

En general, sin especificar un sector en particular, el Gobierno a través del Ministerio de Defensa aplica el Plan Nacional de Emergencias con un presupuesto inicial Bs 50 millones. Anotan que los gobiernos municipales de Beni cuentan con recursos en su apertura programática 031 (Gestión de riesgos y desastres naturales) y a la fecha solo ejecutaron en promedio cerca del 35% de esos recursos.