Imagen1

Los Tiempos, 16 de octubre de 2019. Semapa lanza licitación para auditar planta hecha por Ridepro y Migema

El Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa) publicó la convocatoria para la auditoría técnica (evaluación) de la nueva planta de tratamiento de agua potable de Cala Cala con un presupuesto de 500 mil bolivianos y un plazo de ejecución de 45 días, según el CUCE 19-07-81-00-992283.

Semapa adjudicó en 2018 el contrato de mejoramiento y ampliación de la planta de tratamiento de Cala Cala a la Asociación Accidental Ridepro Migema para que ejecute el proyecto por 19,6 millones de bolivianos y un plazo de ejecución de 445 días.

Los recursos tenían que servir para incrementar la capacidad de tratamiento de 400 a 1.000 litros de agua por segundo por la dotación de agua de Misicuni. Sin embargo, ante la falta de un cárcamo de reciclaje se desechan 150 litros por segundo. Ante esta situación el Directorio de Semapa pidió una auditoría.

Por otro lado, la empresa Ridepro fue denunciada hace un año por el concejal Edwin Jiménez porque suscribió 32 contratos con la Alcaldía de Cochabamba por 50 mil bolivianos, pero que al final sumaron un millón.

Los 32 contratos se suscribieron con Representaciones, Ingeniería y Desarrollo de Proyectos (Ridepro) entre 2015 y 2017 en la gestión de Diego Moreno, prófugo del caso Mochilas. En tanto, en 2018 firmó el contrato por 19,6 millones con Semapa.

Por otro lado, Migema Construcciones ejecutó antes la planta de tratamiento de Misicuni, en El Paso, que debía dotar de agua tratada a Semapa por 20 millones de bolivianos. Sin embargo, el Servicio Municipal mejoró su planta y ya no requirió de ese servicio.