Imagen1

Los Tiempos, 24 de octubre de 2019. Francia incumplió límites de contaminación del aire en París y otras ciudades

La justicia europea estimó hoy que Francia rebasó “sistemática y persistentemente” desde 2010 los límites de dióxido de nitrógeno, un gas contaminante procedente de los motores diésel que asfixia a varias ciudades, como París.

La Comisión Europea llevó en mayo de 2018 ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) la situación de Francia, así como de otros países como Alemania y Reino Unido, tras años de advertencias.

Y, en julio de 2019, el ejecutivo comunitario llevó también ante la corte en Luxemburgo a España por la contaminación del aire en Madrid y Barcelona, después de haber renunciado a ello en 2018 por medidas como Madrid Central.

“Francia no puso en práctica medidas adecuadas y eficaces para que el período durante el que se rebasaron los valores límites fuera ‘lo más breve posible’”, explica en un comunicado el alto tribunal.

Los magistrados concluyen así que Francia incumplió las normas europeas sobre calidad del aire. Este fallo abre la puerta a eventuales sanciones económicas a la segunda economía europea, si no remedia la situación señalada.

La contaminación del aire por dióxido de nitrógeno afecta a 24 zonas y aglomeraciones de Francia, entre ellas las ciudades de París, Lyon, Marsella, Niza, Estrasburgo, Montpellier y Toulouse.

Francia, que no contesta haber sobrepasado los límites, defendió que debían tenerse en cuenta “las dificultades estructurales encontradas” a la hora de aplicar la directiva europea sobre calidad del aire, explica el tribunal.

Pero para los jueces, “el hecho de que se rebasen los valores límites de dióxido de nitrógeno en el aire ambiente basta por sí solo para que pueda declararse el incumplimiento”.

La legislación prevé además que, cuando se constata un exceso de los valores límite, el país afectado debe establecer un plan de calidad del aire y garantizar que el período de incumplimiento sea “lo más breve posible”.

Según el último informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente sobre la calidad del aire publicado a mediados de octubre, el dióxido de nitrógeno es el responsable de la muerte prematura de 68.000 personas cada año en la UE.